Hace unos días cuando hablaba del optimismo y el espíritu alquimista que debe mostrar todo aquel que representa a Cruz Azul, nunca imaginé que dicha historia pudiera estar tan cercana a un libreto de serie o novela. Si bien es cierto las últimas décadas de La Máquina se han distinguido por la ausencia de títulos y éxitos reprimidos, nunca pensamos que la lucha de poderes al estilo Club de Cuervos pudieran tener tantas similitudes con el equipo fundado en Jasso, Hidalgo, hace poco más de 90 años. 

Foto de El Universal.

Lo vivido hace unos días en la televisión deportiva con la reaparición de Víctor Garcés y Alfredo Álvarez, sumado a la “aclaración” de Guillermo Álvarez de hace unas horas, supone la eterna tragedia de todo aquel aficionado que más que nunca espera que ahora sí, sus futbolistas respondan en la cancha. Cuando los escritores de Club de Cuervos desarrollaron los primeros capítulos, todos teníamos claro que muchas cosas de las mencionadas en la trama existen, es más, el tema de los promotores, representantes o agentes, es sin duda una parte angular de la historia para explicar la industria y la poca preparación que tienen algunos dueños para tomar decisiones y generar un entorno exitoso en la empresa que dirigen. 

Foto de Marca.

A más de uno, ese momento de alta presión que sufren los hijos de “Don Salvador Iglesias”, cuando pactan con Elíseo Canales -promotor (algo que su padre -ya muerto-, no hubiera querido que sucediera), a más de uno nos recordó a Cruz Azul, Guillermo Álvarez Cuevas y Carlos Hurtado, representante que ha operado el club y seguirá haciéndolo desde Miami. 

Ricardo Peláez y Antonio Mohamed ya habían pactado; las diferencias habían quedado atrás y el propio directivo -que no comulga mucho con el tema de promotores- sabía que el “Turco” podía escribir una historia llena de éxito en Cruz Azul. No obstante, la representación de Mohamed no fue aprobada en Miami, donde se supone, desde hace años, ya no controlaban a La Máquina.

Foto de Marca.

Cristian Bragarnik es sin duda en la actualidad, el empresario y representante argentino más exitoso, mismo que no sólo en el futbol local luce, sino que en México ha sabido entrar con diferentes fichajes de jugadores e impactos masivos como Diego Armando Maradona, equivocado no estaba Carlos Hurtado sobre el éxito que podía tener Bragarnik en La Noria, aunado a ello, los problemas extra deportivos no ayudaron al respaldo de Peláez Linares, quien más allá de la confianza ciega de “Billy” Álvarez a su chamán de Miami, tendría que lidiar con el hermano y con el cuñado, quienes de la nada han tomado el equipo. Incluso Víctor Garcés, teniendo un pasado turbio en la Cooperativa, más allá de la renuncia de Peláez y la desilusión de la afición, en Cruz Azul están pasando muchas cosas que pocas personas conocen y que seguramente es “el mantener las cosas en secreto” el que ha hecho que “Billy” Álvarez haya cedido.

Hace unas semanas (jueves 22 de agosto) un boletín “Falso” de la cementera dejó entrever que “Billy” Álvarez ya no era más Presidente de la Cooperativa, horas después, Jorge Hernández, vocero de “Billy” salió a desmentir dicha información, 15 días después Víctor Garcés irrumpió en un programa de televisión como si se tratara de una emisión de “Laura en América” o “Hasta en las mejores Familias”, para auto nombrarse Vicepresidente, al final, Peláez se negó a ser un títere más, Mohamed se fue de vacaciones y La Máquina una vez más quedó a la deriva. 

Foto de Club de Cuervos.

Todos sabemos que Cruz Azul a nivel operativo y deportivo funciona muy mal desde el deceso de Don Guillermo Álvarez Macías, que el hijo, Guillermo “Billy” Álvarez Cuevas no ha podido con el peso que supone el legado, que el hermano Alfredo ha vivido a la sombra y que Víctor Garcés ha sido el común denominador de la tragedia celeste,  “la culpa no es del indio sino de quien lo hace compadre”, las decisiones de Cruz Azul tiene que estar lejos de Miami, los Álvarez deben dejar de operar el club, deben limpiar la casa y ordenar la Cooperativa, nunca es tarde para sumar y entender su rol, al final, hasta Club de Cuervos fue campeón. 

TWITTER: @JLUIS_CUEVAS

INSTAGRAM: @Pintor_Cuevas

FACEBOOK:  EL PINTOR