Consulta “gansito”

Amador-Narcia

Amador NarciaLiberales y Conservadores

La pregunta de la consulta sobre el juicio a expresidentes no es comprensible, de primera instancia, pero la respuesta es un simple ‘si o no’

Dentro de 29 días, nuevamente podremos ir a la urnas.

Se trata de la primera consulta constitucional a la ciudadanía pero más que nada de una ocurrencia “moral” presidencial.

El propósito es preguntarle a los electores si están de acuerdo o no en enjuiciar a cinco expresidentes de México por fechorías que habrían cometido.

Según el presidente Andrés Manuel López Obrador, a Carlos Salinas de Gortari se le enjuiciaría “porqué entregó todos los bienes de la nación y del pueblo de México a sus allegados”; a Ernesto Zedillo “porque con el Fobaproa convirtió las deudas privadas de unos cuantos en deuda pública y llevamos 30, 40 años, pagando esa deuda; a Vicente Fox “porque engañó al pueblo, porque con el esfuerzo de muchos llegó a la Presidencia y se convirtió en un traidor a la democracia. Él ha confesado que cargó los dados en la elección del 2006 para imponer a Felipe Calderón. Es un atentado a la democracia”; a Felipe Calderón, “porque desató la guerra, declaró la guerra a la delincuencia, sin atender las causas y se llevaron a cabo masacres, había instrucciones de rematar a los heridos y ahí están los datos, los niveles de letalidad en enfrentamientos. Dos años de Calderón en enfrentamientos, más muertos que heridos o detenidos, agréguenle al que estaba de secretario de Seguridad Pública, está en la cárcel en Estados Unidos y sobre todo el daño que se causó, se convirtió al país en un cementerio”; a Peña Nieto, “por los actos evidentes de corrupción. Ahí está como testigo protegido el que estaba de director de Pemex, declarando que por órdenes superiores, para aprobar las llamadas reformas estructurales, sobre todo la Reforma Energética, se entregaba dinero a los legisladores que ahora son de oposición”.

El Presidente ha insistido en que él no votará a favor, en la consulta. Prefiere un “punto final”.

De las 163 mil casillas que se instalaron el pasado 6 de junio, ahora se instalarán 57 mil “mesas receptoras de la Consulta Popular”.

Para dimensionarla, basta mencionar que cuando el gobierno de transición organizó la consulta sobre el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, en octubre de 2018, apenas se instalaron dos mil. Es decir, nunca se ha hecho en México una consulta de este tamaño.

Por esto, el INE pidió más recursos económicos para realizarla pero la Secretaría de Hacienda lo bateó. Le respondió que no habría más dinero para hacer la Consulta y que la hiciera con sus propios recursos, que no resultaron escasos, porque de sus “ahorros y recursos de fin de año, que esperan recuperar”, lograron reunir 522 millones de pesos que, piensan los consejeros, es lo que costará la Consulta.

Se van a reutilizar mamparas, mesas, carpas y material de sanitización porque habrá las mismas medidas sanitarias que el 6 de junio, para evitar contagios.

Los mejores capacitadores serán ahora instructores de los funcionarios que atenderán las mismas mesas receptoras. De hecho, se invitará participar a quienes ya lo hicieron en la elección de junio.

Se utilizará una boleta más sencilla, tamaño media carta. Solamente serán necesarios 3 de los 6 funcionarios que se requirieron en las casillas de votación.

A partir del 15 de Julio, el INE comenzará una amplia campaña de difusión.

La pregunta no es comprensible, de primera instancia, pero la respuesta es un simple si o no.

Monitor republicano
Los resultados de la consulta popular se darán a conocer la misma noche del 1o. de agosto. Si la participación ciudadana es del 40 por ciento, el resultado de la consulta será de aplicación obligatoria.

Menú de accesibilidad