Cómo meterte el pie de manera efectiva

maria-jose-codesal1

María José CodesalFinanzas personales y más

La especialistas en finanzas personales María José Codesal nos habla de cinco maneras de meternos el pie, monetariamente hablando

Es más fácil meternos el pie día a día que asumir actitudes y acciones que nos acerquen cada vez más a nuestra libertad financiera.

En una colaboración anterior ya habíamos definido lo que se entiende por libertad financiera. Aunque a últimas fechas, confirmando cada vez más que las finanzas son personales, me he encontrado con que para alguna persona la ansiada libertad financiera consiste en vivir libre de deudas, para otros es tener un fondo de emergencia, y para algunos más, poderse retirar joven.

¿Para ti, qué es la libertad financiera? Me lo puedes contar por Twitter en @MarijoCodesal. Sigamos esta conversación que es muy interesante.

Para mí es una combinación de todo lo anterior y algo más: lograr que mi ingreso pasivo sea lo suficientemente grande como para mantener el estilo de vida que tengo actualmente. De manera que “trabaje” de manera opcional, por gusto, no por necesidad.

deuda externa
Foto de archivo

Pero bueno, entrando en materia.

Hablemos de cinco maneras de meternos el pie, financieramente hablando, efectivamente.

1.-No tener metas financieras o que no estén claras.

Para mí, esta es la manera más efectiva de meternos el pie. Pienso que cuando nos subimos a un coche siempre sabemos a dónde vamos, pero cuando nos subimos a nuestra vida, no lo tenemos tan claro.

Si no te planteas metas financieras o no están claras, difícilmente alcanzarás alguna. Ni se diga la libertad financiera.

Al menos deberías tener una, el momento de tu retiro. Planear que sea cómodo y no que termines viviendo de la caridad de tus hijos, vecinos y el gobierno.

2.-No ahorrar suficiente.

La idea de vivir ahorrando es para gastarnos ese dinero, solo que unos meses o años más adelante.  ¿No sería buenísimo poderte pagar unas vacaciones de contado? Creo que es más padre pagar así que tener que pedir prestado y luego pagar más caras tus vacaciones.

Ahorrar es una forma de conseguir las cosas más baratas.

3.-No pagar nuestras deudas.

Mientras más tiempo tardas en pagar, más dinero regalas. No pagar es lo peor que puedes hacer. Además de que hay un compromiso moral de hacerlo, pues es una responsabilidad adquirida voluntariamente.

Lo mejor para pagar tus deudas de tarjetas de crédito es utilizar el método de la bola de nieve o el de la avalancha. Tener un sistema facilita enormemente las cosas. Puedo apoyarte a crear y a utilizar el que mejor te convenga para dejar de ser de la secta de la deuda perpetua y salir de deudas de una vez por todas. Mándame un correo y lo platicamos.

4.-Mantener un estilo de vida más alto en comparación a nuestro ingreso.

Tener un buen ingreso o tener un ingreso alto no te hace rico.  Lo que sí trae consigo es una tentación permanente: gastar más conforme ganas más. Antes podías vivir bien con 10, ahora que ganas 15, ¿por qué sigue sin alcanzarte?

Obvio caemos porque siempre quisimos tal o cual cosa y ahora nos la podemos permitir. Pero sin darnos cuenta vamos aumentando nuestro nivel de gasto. La vida es para disfrutarse hoy… y también mañana.

5.-El miedo de perdernos algo.

Gracias a las redes sociales se nos antoja hacer muchas más cosas que en otros momentos ni pensaríamos hacer.  Solo porque la celebridad ‘x’ o ‘y’ quiere ese tinte, o ‘x’ marca de ropa, o el viaje espectacular de las revistas.  No nos queremos perder de esas experiencias, pero no es nuestra realidad. O podemos hacerla nuestra realidad si dejamos de meternos el pie y ahorramos para pagar de contado en lugar de prestado.

¿Quieres saber la mejor parte?

Que si descubres dónde te estás metiendo el pie ya no puedes hacerte gu….tonto. Reconocerlo nos hace tomar decisiones económicas más acertadas y a nuestro favor.

No dejes de enviarme tus dudas, preguntas e intereses por correo. También podemos seguir esta conversación por las redes sociales. Aquí hay una oreja y una compañera para viajar al fascinante mundo de las finanzas personales.