Aunque de los últimos 58 años Nuevo León es cuarto lugar en desapariciones, el fiscal Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez no solo niega la crisis actual, sino que culpa a los medios tradicionales y a las redes de generar una “psicosis”.

Como si en el caso Debanhi la institución a su cargo fuera eficiente, dijo en la inauguración del Centro de Investigaciones de Cibercriminalidad, Derecho Digital y Ciberseguridad de la Universidad Autónoma del estado: “Se ha generado una psicosis que incluso ha trascendido fronteras…”.

Y aseguró que el aumento de las cifras no se debe a que el delito se cometa con mayor frecuencia, sino a que la sociedad confía más en denunciarlo. En mancuerna con él, Aldo Fasci Zuazua, titular de Seguridad en NL, dijo que si los números se elevan es porque las autoridades estatales, a diferencia de otras, no maquillan los datos.

Las declaraciones de ambos machuchones coinciden con el más reciente informe del Registro Nacional de Personas Desaparecidas, No localizadas y localizadas, dando cuenta que de 1964 a la fecha se desconoce el paradero de algo más de 100 mil probables víctimas, casi un tercio de las cuales (31 mil 533) desapareció en tres años y medio del gobierno de la cuarta transformación.

De ese total, Jalisco, con 14 mil 937; Tamaulipas, con 11 mil 923, y el Estado de México, con 10 mil 848, superan a Nuevo León, donde se contabilizan 6 mil 218 en el mismo lapso (el quinto lugar es Veracruz, con 5 mil 737).

Justo es reparar en que, entre 1964 y abril de 2022, de 145 mil 519 hombres y mujeres reportados como desaparecidos, se hallaron los restos de nueve mil 914, y 135 mil 605 personas fueron localizadas con vida.

Por lo que respecta a Nuevo León, tan solo en lo que va de 2022 ascienden a 420 las denuncias por desaparición, pero 90 por ciento de los buscados aparecieron vivos.

Esto quiere decir que algo menos de 40 no han sido localizados y precisamente por esto, contra lo que supone el fiscal Guerrero Gutiérrez, la entidad vive una crisis de desapariciones que de ninguna manera inventaron los medios para crear una supuesta “psicosis”.

En cuanto a feminicidios, el fiscal informó que ocho se han cometido este año, pero admitió que 33 mujeres continúan desaparecidas.

Órganos conexos y similares al Centro de Investigaciones que inauguró la UANL debieran tener los gobiernos federal y de las 32 entidades.

Para el Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, el Estado debe crear un Plan Nacional de Prevención, un programa nacional de búsqueda; registros de fosas comunes y clandestinas; de fallecidos no identificados ni reclamados; un banco nacional de datos forenses; un programa de exhumaciones e identificación; reglamentar la Ley de Desaparición Forzada y la cometida por particulares; un Sistema Nacional de Búsqueda, los lineamientos del Registro Nacional de Desaparecidos y no localizados, y un sistema único de información tecnológica e informática…