Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Camino a la trascendencia

jose-luis-cuevas

José Luis CuevasBalón al óleo

Los números del “Tata” son alentadores, nada del otro mundo si comparamos los últimos procesos; pero, en este 2020, el TRI ha elevado su nivel de exigencia

Rebuscado, rutinario, normal, parecería el balance del equipo mexicano en el proceso rumbo a una Copa del Mundo. Acostumbrados estamos a no ver sufrir al TRI, en su camino al Mundial, también, a tener no más de 4 juegos importantes, de exigencia real, previo al debut mundialista, no obstante, y en un año tan complicado para todos, la pandemia ha venido a modificar el nivel de exigencia y el entorno para una selección que estaba acostumbrada a jugar por dinero, y no necesariamente por preparación.

Foto: FMF/IMAGO7.
Foto: FMF/IMAGO7.

 

Con toda seguridad, este 2020 ha sido el año que menos ha jugado el TRI en al menos los últimos 20 años, pero también, ha sido el año que más provecho se le ha sacado.

La Selección cerró el 2020 invicto y el dato tendría que ser menor, entendiendo que es muy común tener años disfrazados de días de campo, no obstante, y a pesar de que solo fueron 5 partidos, 4 de ellos fueron de la más alta exigencia, desde la calidad de los rivales, como el entorno en el que se disputaron.

 

Foto: FMF/IMAGO7.
Foto: FMF/IMAGO7.

 

Tras vencer a Corea del Sur (3-2) y Japón (2-0), Martino y sus dirigidos confirmaron que tienen pegada, y aunque hay mucho por corregir en zonas defensiva, la buena actuación de los arqueros utilizados ha venido a darle solvencia, el “Tata” ha demostrado capacidad al momento de corregir sobre la marcha, ante Corea del Sur, cuando todos hablábamos del tridente espectacular (Corona-Lozano-Jiménez), aparecieron Orbelín Pineda y Uriel Antuna para cambiarle la cara al juego, ante Japón, y tras atajadas memorables de Ochoa, Orbelín volvió a lucir, al tiempo de que Raúl y Lozano cumplieron con el pronóstico.

Los números del “Tata” en Selección son alentadores, nada del otro mundo si comparamos los últimos procesos, no obstante, en este 2020, el TRI ha elevado su nivel de exigencia, seguramente sin la pandemia, nunca se hubiera jugado en Ámsterdam ante Holanda, o con neblina y frío ante Japón en Austria.

 

Foto: FMF/IMAGO7.
Foto: FMF/IMAGO7.

 

Desde su llegada, Martino tiene poco más del 89% de efectividad con el TRI, en 22 partidos, el equipo mexicano tiene 19 victorias, 2 empates y 1 sola derrota, situación que en el papel “parece normal” tomando en cuenta los rivales que estamos acostumbrados a enfrentar; sin embargo, la pandemia rompió la rutina, aumentó la exigencia y los números toman un poco más de valor.

 

 

Foto: FMF/IMAGO7.
Foto: FMF/IMAGO7.

Sin echar las campanas al vuelo y entendiendo que el D.T. Nacional tiene una sola exigencia (Brillar en una Copa del Mundo), el rendimiento parece estar por encima de lo esperado, no queda más que entender las circunstancias y esperar que lo que ha sido una situación “Sui Géneris” se convierta en una costumbre. Jugar ante los mejores de visitante es EL CAMINO A LA TRASCENDENCIA.

 

Foto: FMF/IMAGO7.
Foto: FMF/IMAGO7.

 

Balón al Óleo

HASTA LA PRÓXIMA

Por José Luis Cuevas Rodríguez

Twitter: @JLUIS_CUEVAS

 

CRÉDITO FOTS: FMF/IMAGO7

Menú de accesibilidad