Cambio de poderes


alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

EFECTOS SECUNDARIOS

Por “resistencias internas”, Los Pinos no podrá arrancar la Cuarta Transformación convertida en el “Museo del Pueblo”, ofrecido por Andrés Manuel López Obrador. Por causas similares, Enrique Peña Nieto tampoco pudo cerrar su sexenio con la apertura del Museo de las Reformas, en el antiguo MUTEC.

Ambas instalaciones, ubicadas en la Primera Sección del Bosque de Chapultepec, fueron escenarios de intensos trabajos en las últimas semanas. En la antigua residencia oficial, el desalojo de las oficinas del presidente saliente y sus principales colaboradores requirió más tiempo de lo planeado. Y los guardias presidenciales impidieron el acceso a los sótanos de la casa Miguel Alemán, donde hace una década el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa construyó el salón blanco y un “situation room” en el sótano, habilitado como un sistema de teleconferencias que permitía enlaces virtuales con los principales integrantes de su gabinete.

Del paso de Vicente Fox quedaron las caballerizas y el salón para reuniones con el gabinete en la biblioteca. Calderón sólo dejó unas bicicletas, que ya nadie usó para dar paseos por los extensos jardines. Peña Nieto dejará un nuevo complejo de oficinas —aledaño a la avenida Constituyentes— donde se construyó una nueva sala de conferencias de prensa, que nunca usó el presidente.

El antiguo Museo de Tecnología de la Comisión Federal de Electricidad no pudo abrir sus puertas en la fecha estipulada, por falta de recursos. Una exposición temporal fue adquirida y ensamblada, pero los trabajos de remodelación —que en una primera etapa requirieron de 1,200 millones de pesos— no terminaron a tiempo. El nuevo director general de esa productiva del Estado, Manuel Bartlett Díaz, tendrá la última palabra.

Los encargados de este proyecto fallido y los integrantes del staff del director saliente, Jaime Hernández Martínez, se acogieron a la cláusula 46, inciso IV del contrato vigente, para reclamar su liquidación.

Hernández Martínez había pedido evitar las “liquidaciones especiales”, pero sus colaboradores requirieron un “reajuste” en el cálculo de la integración de sus remuneraciones, tras dos años de trabajo.

Josué Escobedo, secretario particular del director saliente, reclama 2.82 millones de pesos; Alejandro Escandón, coordinador de asesores, pidió 2.73 millones; Gabriela Chagary, coordinadora de asesores adjunta, 1.66 millones.

En la Dirección Corporativa de Administración —donde solicitaron las suficiencias presupuestarias para cubrir estos premios económicos— tampoco tuvieron recato: su titular, Héctor de la Cruz, se llevaría 3.25 millones de pesos; Erika Arrevillaga, secretaria particular, 1.34 millones, y Diódoro Siller, coordinador de proyectos especiales (entre ellos, el Museo de las Reformas), 2.96 millones. Este último funcionario acumularía una segunda liquidación en lo que va del sexenio, pues en un primer tramo fungió como presidente del Tribunal Superior de Conciliación y Arbitraje.

El cambio de poderes deja un cúmulo de anécdotas. Algunas de las más impactantes ocurrieron en el proceso de entrega-recepción guiado por la Secretaría de Hacienda. Primero, con la salida del actuario Isaac Gamboa Lozano de la Unidad de Política y Control Presupuestario hace dos semanas (una de las primeras señales de que el proceso de construcción del PEF 2019 estaba al borde del descarrilamiento), que antecedió a la reubicación de Gerardo Esquivel, inicialmente perfilado a la Subsecretaría de Egresos.

Las disposiciones de la nueva Ley Orgánica de la Administración Pública Federal establecen que habrá una Oficialía Mayor Única. Y Carlos Urzúa llamó a Raquel Buenrostro, quien desde ese cargo coordinará a los jefes de las unidades de administración y finanzas de las dependencias públicas… aunque hay tres excepciones: en la cancillería —donde debieron disponer de “autonomía de gestión” para sufragar la recepción y estancia de los invitados especiales a la toma de posesión de AMLO—, en Petróleos Mexicanos y en el IMSS, donde el futuro director general de la institución, Germán Martínez Cásarez, aceptó sin resistencias la incorporación del médico mexiquense Pedro Centeno.

Con la fusión de las áreas de administración y finanzas, Centeno se convertirá en el funcionario más poderoso en la historia del IMSS, con el manejo de 600,000 millones de pesos del presupuesto y 250,000 millones de las reservas, además del esquema de compras consolidadas de medicamentos para las entidades gubernamentales.

Hace una semana, con la autorización correspondiente de la superioridad, inició el proceso de entrega-recepción de las áreas de comunicación, pero sólo en tres dependencias —Hacienda, Gobernación y Relaciones Exteriores— los nuevos responsables de lo que serán las unidades de enlace y vocería fueron designados por los secretarios de esas dependencias. El resto de los enlaces fueron designados directamente por Jesús Ramírez Cuevas y apenas tres días antes del cambio de poderes contactaron a sus contrapartes.

EFECTOS SECUNDARIOS

FLUCTUANTES. A tres días de que concluyera el sexenio, en un restaurante de carnes sonorenses ubicado frente al WTC departieron José Enrique Rivera Villa y Miguel Ángel Rodríguez Casas. El trato entre ellos, fraterno. Y el actual director del IPN dispensó a su antecesor muchas atenciones. Incluso, le dio aventón. ¿Cierre de filas? Ese cónclave coincidió con la difusión de la carta dirigida al presidente electo y al futuro titular de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán, para emplazarlos al nombramiento de un “director general interino” para el sistema politécnico. Rodríguez Casas fue designado para cubrir un cuatrienio que concluirá en el 2021, aunque deberá convocar a un congreso nacional, a realizarse a más tardar en el primer semestre del próximo año. En tanto, otro exdirector del Poli se hará cargo del Tecnológico Nacional de México, la verdadera apuesta de la Cuarta Transformación en ese sector. ¿Sus iniciales? Enrique Fernández Fassnacht.

RELEVO. Joel Juárez Blanco tomará las riendas de la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada, luego de que el bienio de Roberto Rivera Mier se extinguiera. En la AMESP están las empresas nacionales e internacionales más grandes y representativas de la industria.