Son del tamaño de sus pequeñeces.Florestán

El miércoles 1 de julio, en una cena que había convocado en un privado del Club de Industriales de Polanco con un grupo de los suyos, entre los que se encontraban Marko Cortés y Ricardo Anaya, Gustavo Madero leyó una carta en la que hizo una revisión de su gestión, de la situación del país, del partido y del mensaje recibido en las urnas en las elecciones del 7 de junio. Afirmó que el nuevo presidente, Anaya, tenía que surgir con toda la fuerza y al final anunció que se hacía a un lado en el tema de la coordinación de la nueva bancada de diputados panistas porque había que hacer espacio a nuevos liderazgos.

El mensaje quedó claro: por decisión personal, Madero no buscaría esa posición, dejándole toda la cancha a Anaya, ya que la designación de dichos coordinadores, en el Senado y en la Cámara es facultad personalísima del presidente del partido.

Tras ganar el proceso interno, Anaya habló con varios diputados y les planteó el que Marko Cortés fuera su coordinador parlamentario.

Sin embargo, esta decisión no gustó a dos de los operadores más cercanos a Madero: Ulises Ramírez y Jorge Villalobos, un pasivo del panismo y del mismo Madero, de todas sus confianzas, manejando el tema de la traición y la rebelión, cuando ésta no se ha dado pero la filtran.

El punto es que uno y otro daban por seguro a Madero en esa coordinación, con todo lo que a ellos les representaría de privilegios y posiciones, protección de sus intereses, y nunca contaron con el NO de su jefe y la decisión de Anaya.

Su ofensiva es para bloquear la decisión de Anaya, cerrar el camino a Cortés y empujar a Madero, que, insisto, tanto aquella noche del 1 de julio como luego en declaraciones, dijo que no iría a esa posición.

No sé si Madero haya cambiado de posición y si lo que en aquella cena fue un NO ahora es un SÍ, pero el hecho es que Anaya cuenta con una mayoría de los nuevos diputados para que los lidere Cortés, que, además, tiene cercanía e interlocución con el ex presidente del PAN.

Con esta decisión, aunque haya quienes hablen de simulación, Anaya marca territorio, fija posición y arrancará hoy como nuevo presidente del PAN cuando proteste ante la cúpula de su partido, donde no se descarta que Ramírez y Villalobos le hayan preparado un pancho.

Pero la decisión está tomada y el fuego no es amigo.

Retales

1.Diputados. El lunes, en Tijuana, en la primera plenaria de los diputados del PAN, se formalizará la coordinación de Cortés;

2. Senado. Y el viernes en la de Senadores, que Roberto Gil presida la Mesa Directiva del Senado y la posible ratificación de Fernando Herrera como su coordinador, lo que aglutinaría a dos grupos de la bancada; y

3. Regreso. Emilio Chuayffet debe reaparecer el lunes, en la ceremonia de inicio del curso escolar a cargo del presidente Peña Nieto, luego de convalecer tres semanas.

Nos vemos el martes, pero en privado

 

[email protected]
Twitter: @lopezdoriga
 

Web: lopezdoriga.com