Avestruces, iguanas… va la dieta populista

RubenCortes

Rubén CortésCanela fina

¿Cuáles son los tres fracasos del socialismo en Cuba? El desayuno, la comida y la cena. Y después de 60 años de régimen, siguen intactos

El chiste sobre los resultados del socialismo en Cuba es antiguo: “¿Cuáles son los tres logros del régimen? El deporte, la educación y la medicina. ¿Y cuáles son los tres fracasos? El desayuno, la comida y la cena”. Pues, 60 años después, los tres fracasos siguen intactos.

Un general comunista de 90 años desató una polémica esta semana en Cuba porque recomendó mitigar la escasez de alimentos con el consumo de caimanes, ratas de campo llamadas jutías y avestruces,  porque, en especial los avestruces, producen más carne que una vaca.

Pero en Cuba los ciudadanos no pueden ser dueños de reses o caballos, porque el Estado es propietario de todas las reses y de todos los caballos, y únicamente se los presta al pueblo para que usufructúe la leche de las vacas y del trabajo de los caballos. Su venta y consumo conllevan cárcel.

Aunque el asunto de la alimentación en el socialismo cubano lo dejó supuestamente resuelto el Che Guevara cinco años antes de que lo asesinaran en Bolivia, tratando de implantar por las armas el socialismo que, Evo Morales, ganó en 2006 en las urnas y es aliado de Cuba.

Guevara implantó el 12 de marzo de 1962 la libreta de racionamiento con la que todavía el gobierno indica que los cubanos vivan al mes (cuando hay) con dos kilos de arroz, medio de chícharos, uno de frijoles, uno de sal, dos de azúcar, un cuarto de aceite, cinco huevos y cinco onzas de café.

Y, esta semana, el general Guillermo García, ex compañero de armas de Guevara, recomendó a los cubanos que coman carne de avestruz, cuando en Cuba es muy difícil encontrarse muchas veces con un pollo. Ni siquiera en los zoológicos cubanos abundan los avestruces.

De hecho, el Consejo Nacional de la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales de Namibia está criticando al gobierno de ese país africano por la captura de 146 animales salvajes para ser enviados a zoológicos de Cuba, entre los que hay avestruces.

Sin embargo, son ocurrencias propias de los sistemas populistas, los cuales, sin excepción, destruyen rápidamente la economía de los países y sumen en la pobreza a la mayoría de sus gobernados: En Nicaragua, el gobierno llamó a sus ciudadanos a criar iguanas para enfrentar el hambre.

El dictador Daniel Ortega pidió a los ciudadanos que construyan criaderos de iguanas para que éstas sustituyan a las vacas como fuente de carne para su dieta: al fin que las iguanas, dice, tienen un valor proteínico de un 24 por ciento.

Avestruces, iguanas, ratas de campo, caimanes… la dieta que acaba imponiéndose en los populismos; mientras sus líderes se ocupan de perpetuarse en el poder.

  1. El cura Solalinde: otro damnificado de la 4T

    Alejandro Solalinde se toma un capuchino de treinta pesos y deja cincuenta de propina. Así arranca una crónica elogiosa de Gatopardo al cura de Ixtepec. Pero esa gran propina únicamente habla de la lana que maneja Solalinde: de ONGs internacionales, sociedades, grupos…

    Continuar leyendo