Antes de que cunda el pánico


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

El jefe de Gobierno de CdMx no tiene duda: los descuartizados hallados el domingo en el puente de Nonoalco (primer paso vehicular a desnivel de la capital) fueron dos personas involucradas en el encarnizado pleito entre narcomenudistas.

El jefe de Gobierno de CdMx no tiene duda: los descuartizados hallados el domingo en el puente de Nonoalco (primer paso vehicular a desnivel de la capital) fueron dos personas involucradas en el encarnizado pleito entre narcomenudistas.

No son los primeros restos que la delincuencia tira en calles del área metropolitana, pero éstos no estaban embolsados o encostalados, sino esparcidos a lo ancho del arroyo.

Caso inaudito donde el crimen organizado y las narcoejecuciones parecían estar a raya.

Lo cierto es que criminales de la delegación Tláhuac disputan territorios con los de Tepito, y que colonias como Condesa y Roma, en la demarcación Cuauhtémoc, son sus campos de batalla.

José Ramón Amieva dice que lo que quieren es generar miedo entre rivales, y advierte que esa guerra “la vamos a ganar” con casi 48 mil policías “desarticulando las bandas y destruyendo los sitios de almacenamiento, distribución y venta de drogas, quitando las armas y la ganancia ilícita…”.

Y es que el reguero de pedazos humanos no debe convertirse en parte de la cotidianidad.