Ricardo Monreal se encuentra ante una encrucijada parecida a la que en 1998 lo llevó a salir del PRI e incorporarse al PRD para contender por la gubernatura de Zacatecas.

En aquel entonces, Monreal era diputado federal. No fue favorecido con la nominación para ser gobernador por el PRI y rompió con el partido para irse al PRD, que dirigía Andrés Manuel López Obrador.

Sin duda, ese movimiento estratégico le generó frutos, pues a la postre fue gobernador, dos veces senador y jefe delegacional en Cuauhtémoc.

El senador Monreal ha militado en el PRI (1975-1998), PRD (1998-2008), PT (2008-2012), MC (2012-2014) y Morena, desde 2015. Tiene, pues, corazón de condominio.

Apenas el pasado 4 de diciembre, en Chiapas, recordó en una conferencia de prensa que se salió del PRI en aquel entonces, “por falta de democracia”.

Aseguró estar decidido a llegar a la boleta electoral para 2024 y contender por la Presidencia de la República: “Sí voy a estar (en la boleta electoral). En el 2024, una vez que se lance la convocatoria, voy a estar ahí, me voy a inscribir”.

Y es que, señaló, no es “de los que busca cargos de consolación ni compensación política”. Esto, porque trasciende que le han ofrecido buscar la Jefatura de Gobierno de la CDMX.

Ricardo Monreal Ávila dijo que seguirá en Morena, pero es una incógnita cuál será el destino del coordinador de los senadores morenistas, de cara a la sucesión presidencial.

En este marco no se puede soslayar la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de quitar el registro al partido Fuerza Por México, pues cobra una mayor relevancia para el zacatecano.

Se recuerda en el Senado que Monreal habría evitado la destitución de magistrados electorales cuando se buscaba anticipar la conclusión de su encargo, por los conflictos internos de esa instancia y la crisis institucional que hubo en agosto pasado.

El magistrado Indalfer Infante fue el único de los magistrados que vio la posibilidad de salvar el registro de Fuerza por México, lo que ya sabemos que no prosperó.

Con la decisión de la mayoría de los magistrados, además de dar curso a la legalidad, se habría quitado el plan B a Monreal.

Con la cancelación de la franquicia política del empresario Pedro Haces, Monreal no tiene un paraguas donde refugiarse cuando la decisión de YSQ y su encuesta no le favorezcan, y tampoco tiene moneda de cambio para presionar en su negociación.

La pérdida de la marca Fuerza por México le quitó fuerza por el momento a Monreal. Ahora tendrá que negociar de otra manera.

Pudiera ser que al estilo de otras franquicias -como el Partido Encuentro Social que mutó en Partido Encuentro Ciudadano y también perdió el registro-, Fuerza por México sufra un cambio de piel y busque su registro con otro nombre para postularlo.

En 1998, Monreal Ávila arrasó al candidato del PRI al gobierno de Zacatecas.

¿Correrá con la misma suerte o será que “ya chupó faros”? El jueves nació Fuerza Solidaria Progresista, una mescolanza de Fuerza por México, Redes Sociales Progresistas y Encuentro Solidario, los partidos que perdieron su registro nacional por no alcanzar el 3 por ciento en la pasada elección federal. Ahí estaría la esperanza de Monreal.

Monitor republicano
1) Quienes deben estar preocupados por la revancha de Monreal son los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. No vaya a ser que les toquen la Marcha de Zacatecas.

2) Los regaños en público del jefe a un subordinado siempre son de pena ajena, pero que le digan ante cientos de miles que no sabe leer. ¡Qué vergüenza!

[email protected]