20 días de espera

jose-luis-cuevas

José Luis CuevasBalón al óleo

No tengo la menor duda que el futbol de esta Liguilla ha sido uno de los mejores en los últimos años, también, qué hay maderas que no agarran el barniz y viejos vicios que no nos dejan crecer

Vaya sensaciones que nos han dejado las semifinales del futbol mexicano,ahí, en el campo, la esencia se pudo sentir, en cada uno de los partidos, todos, a su manera, nos dejaron ver para que están, de dónde parte su origen y cuáles son sus argumentos.

No tengo la menor duda que el futbol de esta Liguilla ha sido uno de los mejores en los últimos años, también, qué hay maderas que no agarran el barniz y viejos vicios que no nos dejan crecer. En cuanto a intensidad no tengo la menor duda, es la mejor Liguilla, espectacular y emocionante de principio a fin. Todas las llaves nos han hecho estar atentos los 180 minutos, tristemente tendremos un pausa enorme de 17 días entre el último partido de semifinales y la final de ida.

Hablaba de que cada uno de los involucrados en algún momento de la eliminatoria ha mostrado su esencia, porque al final, ha sucedido lo lógico, dos de las grandes nóminas de la actualidad están en la Gran Final, no obstante, valdría la pena analizar las formas, Rayados fue autoritario y aunque la eliminatoria nunca estuvo en riesgo, el poste necaxista en el partido de vuelta en el minuto 87’ pudo ser demasiado castigo para un sólido equipo regio que llega “en un gran momento” a la final.

Por su parte Las Águilas del América apelaron a su historia, a su grandeza, la que está cimentada con sus regresos fantásticos, la que ha dejado de lado esas ganas de meter al arbitraje por parte de sus anti aficionados, hoy América y tras un primer partido desastroso ante Monarcas, ha sido brillante en su vuelta, se ha valido de todas sus armas, incluido el monstruo de mil cabezas, ese que ante la agonía del reloj grita “Vamos América, que esta noche tenemos que ganar”.

De Monarcas y Necaxa sólo podría concluir que los que creíamos en ellos, terminamos aplaudiendo su forma de competir. Al final, era demasiado lindo para ser verdad que pudieran tocar la gloria con tan corto presupuesto, su origen los alcanzó y lo mejor que podría pasarles sería mantener la base, lástima que Necaxa decidió antes.

Hablaba de malos vicios y ahí tenemos que señalar el nuevo numerito de la Liga MX, una vez mas la final se jugará en épocas navideñas, y aunque estratégicamente podría ser una buena decisión, es una realidad que se trata de un enmiendo al traje, este mismo torneo pudimos comprobar que cuando se quiere se puede, tenían que meter una jornada más de competencia para que fueran 19 equipos, la solución fue jugar jornadas dobles, y es incomprensible que se siga rezando para que el equipo que va al mundial de clubes, no llegue a la final de la Liga MX.

Ahora viene una larga pausa de dos semanas, entre ellas llegará la Navidad y el daño colateral podría darse, espero realmente dichos juegos mantengan la emoción y la intensidad, no obstante, será difícil que América mantenga su momento, pausar la euforia de la remontada ante Morelia luce difícil, y veremos que sucede con Monterrey en el mundial de clubes, el desgaste físico pudiera ser remontable, no así el emocional, si es que no se alcanzan los resultados. No queda más que esperar y rezar porque la Liga MX sacrifique una semana doble más por el bien del espectáculo y no, el espectáculo por una semana más que en diciembre puede convertirse en 20 días de espera.

 

TWITTER: @JLUIS_CUEVAS

INSTAGRAM: @Pintor_Cuevas

FACEBOOK:  EL PINTOR 


Menú de accesibilidad