Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

¿Van a cancelar los vuelos de Estados Unidos?, por Jorge Castañeda

¿Van a cancelar los vuelos de Estados Unidos?, por Jorge Castañeda - Pasajeros en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York, EE.UU. Foto de EFE
Pasajeros en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York, EE.UU. Foto de EFE

Con la creciente catástrofe mexicana del COVID-19 es probable que pronto Estados Unidos cancele vuelos desde México, como lo han hecho otros países

Por Jorge Castañeda.

Publicado anteriormente en la Revista Nexos.

Nos han caído tantas desgracias en estos tiempos que solo falta que nos orine un perro. Por eso no me encanta la idea de ser ave de mal agüero; sin embargo, como pocos tocan el tema siguiente, me siento un poco obligado a especular al respecto.

Como es bien sabido, desde el principio de la pandemia, una serie de países establecieron restricciones o prohibiciones a las visitas de extranjeros. Las reglas han ido cambiando constantemente y no se aplican con gran rigor. En otras palabras, cada quien fija las excepciones y los castigos que le conviene. Francia multa a los vehículos que regresan de Suiza con esquís arriba del carro; Nueva Zelanda, una isla ubicada al fin del mundo, durante muchos meses no dejó entrar a nadie.

México se había encontrado en una posición relativamente privilegiada, hasta hace poco. Había obstáculos o prohibiciones en varios países europeos (Reino Unido, prohibición; España y Francia, requisitos), y desde luego en América Latina y Asia. Asimismo, Estados Unidos cerró la frontera terrestre con nosotros, salvo en casos de trabajadores “esenciales” y otras excepciones. Pero para fines turísticos, lo más importante, a saber, los vuelos entre México y Estados Unidos, se han mantenido hasta hoy. El grueso del turismo internacional en México es norteamericano, y viaja por vía aérea.

Con la creciente catástrofe mexicana del COVID-19, y en vista de las noticias cada vez más alarmantes y frecuentes que aparecen al respecto en los medios internacionales, varios países comenzaron a cambiar sus posturas hacia México. Cuba cerró espacio aéreo al principio, luego abrió y ahora ha clausurado vuelos desde México. No es muy grave para nosotros, porque el número de turistas cubanos que nos visitan se puede contar en los dedos de una mano. Canadá es otra historia.

En un año bueno, arriban a nuestro país cerca de tres millones de turistas canadienses, la mayoría en invierno y a playas del Pacífico. Por lo pronto, con la cancelación de todos los vuelos de aquel país a México hasta el 30 de abril, los que venían en estas fechas ya no lo harán. ¿Por qué canceló los vuelos Trudeau? Probablemente porque temía que sus connacionales se contagiarían en México —país con un pésimo desempeño en la gestión de la pandemia, según los medios canadienses, y seguramente de acuerdo con los cables que envía su embajada— y llevarían el virus de nuevo a Canadá. Como la cuarentena no es viable a gran escala sin un dispositivo de rastreo, vigilancia, seguimiento y control, prefirió impedir las salidas de sus connacionales.

En Estados Unidos se ha buscado establecer una cuarentena federal, como en algunos otros países. Trump la anunció antes de irse (iba a entrar en vigor el 26 de enero); Biden inicialmente declaró que seguía en pie. Era de siete días, seguida por una prueba, antes de que cualquier viajero —extranjero o norteamericano— pudiera transitar libremente por Estados Unidos. Pero nunca se aplicó, y rápidamente el nuevo mandatario reculó. Solo se trata de una sugerencia de Center for Disease Control, imposible de imponer.

Lo es por un par de razones. En primer lugar, la extensión del país, el número de aeropuertos con vuelos internacionales, la diversidad y la cantidad de viajeros, hace que sea casi imposible seguir a todos los que llegan de fuera, estadunidenses o no. Recordemos de nuevo que el problema para las autoridades sanitarias de Estados Unidos no son sólo los extranjeros que llegan, sino los nacionales que regresan de lugares con riesgo de contagio. ¿Cómo distinguir entre ellos?

No hay manera: no existe un documento obligatorio, universal de identidad en Estados Unidos. Si un mexicano recién desembarcado en Chicago va caminando por Pilsen en compañía de un norteamericano que nunca ha salido de allí, la autoridad no tiene cómo determinar si el mexicano llegó la víspera y no está cumpliendo con la cuarentena, o si el norteamericano en realidad también arribó un día antes. Las autoridades no pueden exigirle ni a uno ni a otro identificación o documentos que comprueben cuándo llegó al país.

Algunos estados, como Nueva York, con sus tres aeropuertos internacionales, han impuesto una cuarentena de tres días. Tampoco ha resultado. Por otra razón: la única forma de imponer una cuarentena para los que vienen de fuera es con un toque de queda, como en Chile un tiempo, como en Francia hoy, como en China al principio. Esto es inviable en Estados Unidos.

Por ello, creo que es probable que pronto Washington cancelará vuelos desde México. Aguas, aunque dudo que se pueda hacer mucho al respecto. Biden lo decidirá en función de los intereses de su país. Y de sus sentimientos hacia nosotros. Si alguien le provoca curiosidad, vean el video de Biden hablando sobre México que circula en las redes.

coronaviruscovid-19Estados Unidosjorge castañedavuelos
Menú de accesibilidad