Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Seis años de dolor para los familiares, sigue sin saberse dónde están los 43 normalistas de Ayotzinapa

Seis años de dolor para los familiares, sigue sin saberse dónde están los 43 normalistas de Ayotzinapa - Foto @Tlachinollan
Foto @Tlachinollan

Para las madres y padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, han sido seis años de duelo y dolor

Han sido seis años de dolor de las madres y padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Seis años de duelo y de dolor de los familiares por conocer el paradero de sus hijos, con la esperanza de hallarlos vivos.

 

 

La noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de septiembre del 2014, la Policía Municipal de Iguala y Estatal de Guerrero persiguió y atacó a estudiantes por haber tomado autobuses de forma ilegal.

Como resultado, murieron seis personas, entre ellas tres alumnos, y 43 estudiantes fueron detenidos por los policías municipales y entregados a miembros del cartel Guerreros Unidos, quienes presuntamente los asesinaron y quemaron en el basurero del municipio vecino de Cocula, según la versión de la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018), llamada la “verdad histórica”.

Pero el Caso Ayotzinapa sigue latente y la herida no cierra. Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que hay avances en la investigación sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el sábado María Martínez, madre de uno de los normalistas le respondió en Palacio Nacional: “Seis años y no tenemos nada. El año pasado nos dolió que seis salieran libres. Tápeles la boca a quienes hablan mal de usted”.

El sábado, en el aniversario del Caso Iguala, los padres y madres de las víctimas, acompañados por miles de personas, marcharon para exigir de nueva cuenta la presentación con vida de sus hijos, y aunque reconocieron algunos de los avances efectuados en la actual Administración, llamaron a las autoridades a apretar el paso para llevar a cabo detenciones clave para conocer el destino final de los normalistas.

 

“Solo hablan de fosas, me da coraje, los quieren encontrar muertos”: Cruz Mendoza

De esos seis años, Carmelita Cruz Mendoza, madre de José Aníbal Cruz Mendoza, a cada momento recuerda a su hijo.

“Desde que Jorge Iván no está en esta casa, no he tenido alegría, no he tenido paz, yo me siento mal, desesperada, veo jóvenes de su edad, me imagino que va a venir él. Le digo a mi papá ‘creo que me estoy quedando loca’ porque en esos muchachos yo veo a mi hijo. Se me quita el sueño pensando en que si ya comió, si tiene una cobijita, si le dieron aunque sea un vaso de un vaso de agua. No lo sé. Yo quisiera la verdad”.

Señalo que cuando los padres de los 43 normalistas han ido con el presidente Andrés Manuel López Obrador, le han externado que se llegue a la verdad de la investigación como sea porque tienen derecho a saberlo. Como López Obrador ha señalado que los va a encontrar, Carmelita quieren que esa promesa se cumpla, porque hasta ahora no puede entender todavía qué es lo que hicieron mal los muchachos para que fueran desaparecidos.

“No era una luchadora social para nada, cuando yo trabajaba y a veces hacían manifestaciones yo me molestaba, pero ahora los entiendo y digo bueno ellos por sus cosas tenían que luchar y ahora yo por mi hijo. Entonces igual y como me enojaba Dios me castigo. Ahorita no estoy trabajando, ahorita cuido a los niños y mi hija manda (dinero) aunque sea poquito. Le digo a mi hija a veces voy a salir y ella ‘bueno mamá te voy a mandar otros 500 pesos de más’ y si no, aquí tenemos que vender lo que tenemos maíz, frijol, lo que podemos vender”.

La madre de José Aníbal Cruz Mendoza se quejó que las autoridades federales solo hablen de fosas y por eso los padres de los 43 normalistas se desaniman y ya no quieren ir a esas reuniones, ya que solo escuchan sobre fosas y fragmentos humanos. Porque les han dicho que no les van a entregar su cuerpo y solo hablan de pedacitos de los cuales se los llevan a analizar, los deshacen y concluyen que esos fragmentos son sus hijos.

“A mí me da coraje la verdad, tal parece digo que los quieren encontrar muertos, a como dé lugar los quieren muertos a los muchachos, pero yo no siento que mi hijo esté muerto, guardo ropa, guardo calzado, le tengo ropa nueva, le tengo una cobijita nueva que le compré pesando en que va a llegar un día y ahí le tengo cosas, seguimos esperándolo que regrese”, dijo.

 

Sin detenciones, intenciones del presidente insuficientes

Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, afirmó que el gobierno de Peña Nieto construyó la “mentira histórica”, utilizando la tortura para armar las declaraciones de los detenidos y Tomás Zerón exdirector de la Agencia de Investigación Criminal estuvo presente en los interrogatorios para arrancar confesiones que ayudaran a construir la teoría del caso.

Recriminó la destrucción de evidencias, como los seis videos del Palacio de Justicia de Iguala, donde las cámaras captaron cómo fueron llevados entre 15 y 20 estudiantes a la ciudad de Huitzuco, pues las videograbaciones pueden aclarar cuántas patrullas eran, quiénes eran esos policías y hacia dónde se llevaron a los estudiantes normalistas.

“Son datos muy importantes porque hasta la fecha no sabemos el paradero de este grupo de estudiantes. Es increíble que a seis años las autoridades del Poder Judicial del estado se hagan ojos de hormiga. Ese es el cinismo que no podemos tolerar, porque muchos funcionarios fueron copartícipes en la destrucción de las evidencias. Ellos mismos consintieron que se sembraran pruebas en las escenas del crimen y otras, que eran importantes, las destruyeron”, manifestó.

Precisó que lo más importante es que la Fiscalía General de la República ponga todo su empeño para detener a todos los que saben adónde se llevaron a los 43 normalistas de Ayotzinapa y mientras no se logren estas detenciones, las buenas intenciones del Presidente serán insuficientes, porque los padres y madres de los normalistas seguirán estancados en meros trámites burocráticos y estadísticas “huecas” que siguen prolongando su sufrimiento.

Con información de López Dóriga Digital

ayotzinapamadresnormal rural de ayotzinapanormalistaspadres
Menú de accesibilidad