Reacciones de la prensa de Veracruz tras la masacre en Coatzacoalcos
Foto de EFE

Este jueves los periódicos de Veracruz trajeron en sus portadas la masacre en el bar El Caballo Blanco, ubicado en Coatzacoalcos, el cual sucedió en las últimas horas del martes, cuando un comando armado replegó con disparos a las personas que estaban en el negocio y posteriormente le prendieron fuego, bloqueando las salidas del lugar.

Los rotativos destacaron que creció el número de víctimas de 27 a 28, pues debido a la gravedad de sus heridas, una persona murió en el hospital.

Tristeza, incertidumbre y desolación son las palabras que describen a Coatzacoalcos a más de 24 horas de haberse registrado el ataque en el centro nocturno “El Caballo Blanco”, en el centro de esta ciudad.

Para muchos de los familiares de las 28 víctimas que hasta el momento han perdido la vida, la jornada no ha sido fácil, como se pudo ver afuera del Centro de Justicia del Cereso de Coatzacoalcos, donde muchas familias permanecieron desde las 11 de la noche del martes hasta cerca de media noche del miércoles.

El objetivo era identificar a sus familiares, de los cuales solo se contaba con las fotos, ya que los cuerpos tuvieron que ser trasladados al panteón de Cosoleacaque porque el Servicio Médico Forense de Coatzacoalcos simplemente no tenía cupo para tantos.

Por su parte, Jorge Winckler, fiscal del estado de Veracruz, afirmó este jueves que el ataque perpetrado al bar “Caballo Blanco” en Coatzacoalcos fue perpetrado por alrededor de cuatro personas.

En entrevista para Noticieros Televisa, explicó que los agresores arrojaron solventes al interior del lugar y desataron el incendio que dejó el elevado número de muertos y varios heridos.

“Tenemos claro qué fue lo que ocurrió. Aproximadamente cuatro personas llegaron al lugar y arrojaron solventes, se generó un incendio y generó que perdieran la vida este número enorme de personas”, dijo Winckler.

El fiscal señaló que las líneas de investigación del ataque apuntan a una pugna entre dos grupos criminales, un posible cobro de piso o un intento de extorsión.

Añadió que no es sorpresa que en el sur de Veracruz existe un conflicto entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y  Los Zetas, por lo que no sería extraño que el ataque esté relacionado con actividades de narcomenudeo, sin embargo continúan “trabajando para agotar cualquier línea“.

Con información de López-Dóriga Digital