Ramírez Cuéllar pedirá licencia al Congreso; convocará a la renovación de la Mesa Directiva de Morena
Foto de Cámara de Diputados

Alfonso Ramírez Cuéllar solicitará licencia al Congreso para dedicarse de tiempo completo a la dirigencia nacional interina de Morena, para después convocar, en los próximos cuatro meses, a la renovación de la Mesa Directiva nacional del partido.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, el todavía diputado federal aclaró que tiene una relación con Yeidckol Polevnsky y con todos los actores políticos de Morena, para darle la vuelta la página y restablecer la institucionalidad en el partido.

“Estoy esperando que ma reciba la diputada Laura Rojas (presidenta de la Mesa Directiva) le voy a entregar la solicitud de licencia porque quiero cumplir con este mandato unánime y hacer un equipo. Yeidckol y yo tenemos una amistad de hacer tiempo y una estimación muy fuerte de mi parte, creo que podemos avanzar muy bien para encontrar al método que nos permita elegir a los próximos dirigentes”, dijo.

“Ella (Yeidckol Polevnsky) y yo vamos a trabajar muy bien juntos, ya hay que darle vuelta a la página. Nuestra presidenta del Consejo Nacional nacional debe incorporarse a un equipo común. Yo tengo una relación excelente con todos, decirle a Mario Delgado, a Yeidckol, que hay conmigo una garantía absoluta de imparcialidad, que voy a ser promotor del mejor método para que la elección salga bien, que nuestro partido restablezca su institucionalidad”, aseguró.

“Por unanimidad todos estuvieron de acuerdo para que me hiciera cargo de este periodo de transición y dar paso a la elección  de los dirigentes por los próximos tres años”, aseveró.

Ramírez Cuéllar detalló que escuchará los reclamos de la militancia para acompañar al presidente Andrés Manuel López Obrador, razón por la cual convocará en el próximo mes de marzo a un gran debate nacional, tal y como lo propuso el diputado Porfirio Muñoz Ledo.

“He aceptado la sugerencia de Porfirio Muñoz Ledo para que en marzo pudiéramos hacer un gran debate nacional, que no veamos puestos, sino que Morena discuta los grandes problemas del país y la forma en que vamos a contribuir a las transformación que deben desarrollarse en México. Estos debates para el mes de marzo nos ayudarían mucho a oxigenar y apuntalar la vida del partido”, aclaró.

“Hay un reclamo de la militancia porque quiere tener un partido organizado, que acompañe a la transformación del país. Voy a poner todo mi empeño, los cambios nos demandan mayor claridad, a ser promotores de las grandes reformas”, subrayó.

“La militancia quiere acompañar al presidente, ser protagonista de los cambios, que le den mayor solidez a la labor legislativa que realizamos en el congreso”, señaló.

El recién nombrado dirigente nacional interino de Morena aseveró que mientras tenga dicho cargo, las críticas y propuestas serán escuchadas.

“Va a ser un partido de puertas abiertas, con mucha solidez en la formación política, con garantía de que las diferencias van a ser tomadas en cuenta”, recalcó.

Con información de López-Dóriga Digital