Primer indígena mexicano recibirá grado de Doctor por el MIT

Primer indígena mexicano recibirá grado de Doctor por el MIT - Foto de DGCS UNAM
Foto de DGCS UNAM

Se trata de Ricardo Pablo Pedro originario de La Mina, una comunidad zapoteca en Tuxtepec, Oaxaca que ha sobresalido por sus aspiraciones, su destreza para afrontar obstáculos y apegarse a sus sueños

Un mexicano egresado de la licenciatura en Química por la UNAM, está próximo a convertirse en el único mexicano y universitario de origen indígena en obtener el grado de Doctor por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), institución en la que desarrolló materiales bidimensionales para la fabricación de microchips y paneles solares.

Se trata de Ricardo Pablo Pedro originario de La Mina, una comunidad zapoteca en Tuxtepec, Oaxaca que ha sobresalido por sus aspiraciones, su destreza para afrontar obstáculos y apegarse a sus sueños.

“En Boston me he dado cuenta de que los universitarios tenemos suficiente potencial, la UNAM lo tiene, ojalá los medios de comunicación subrayaran esto; esta universidad nos da todo, y todo es prácticamente gratis, por eso hay que esforzarnos, no decir “no puedo”, arriesgarnos, salir de la zona de confort”, compartió.

 

“Yo soy de La Mina, ahora ya mucha gente sabe dónde es; ahí dormir en hamaca es bastante cómodo. Mi historia es como la de miles de mexicanos, y en mi pueblo había una ley: ‘naces y mueres pobre’, aún así, ahora no me siento alguien extraordinario, solo soy feliz”.

“¿Qué sigue?, quiero aplicar para ver si puedo hacer un posdoctorado, y a largo plazo deseo ser docente, ya sea aquí o en el extranjero; mi siguiente sueño es ir a Corea”.

Durante la conferencia “Cómo la ciencia ha cambiado mi vida. Los sueños se pueden cumplir”, que impartió el también Premio Nacional de la Juventud 2017, aseguró que la ciencia le ha ayudado a cumplir su anhelo, aun cuando no se considera lo suficientemente bueno para hacerla.

El egresado de la UNAM narró que nació en casas de sus abuelos y pasó su infancia entre Morelos y Oaxaca, en donde entre otras cosas, se dedicó a vender limones y aguacates, es decir, fue “canastero”.

Fue en la preparatoria que se enteró de la existencia de la Universidad Nacional Autónoma de México, y al carecer de los recursos para aplicar para el examen de admisión, “boteó” para alcanzar ese objetivo.

Durante su estancia en la facultad vendía dulces para mantenerse y dormía en casa de sus compañeros. “Algunos me invitaban a comer, pero mi dieta esencialmente fue a base de bolillo o torta de tamal con agua, y cuando no resistía el hambre mejor dormía y asunto arreglado… hagan la prueba”, expresó.

El tiempo que estuvo en la capital vivió en Culhuacán, en Santo Domingo, “en cuartos que ni ventanas tenían, podrías morir y nadie se daría cuenta, pero cuando llegó mi carta de aceptación al MIT dije una y otra vez: ‘yo creo que se equivocaron’, no me la creía, hasta que llegué allá y pregunté por el lavadero, se rieron, allá no existe eso”, detalló.

Foto de internet

El originario de La Mina dijo también que algunos días se levanta y se pregunta si merece estar en Boston.

“Tardé tres años y medio en ir de nuevo a mi pueblo; le llamaba a mi madre por teléfono y todo mundo se enteraba porque solo hay uno en todo el lugar. A veces he querido dejar la escuela, porque me he sentido solo y así me encantan las fiestas, pero sí voy al antro”, ironizó.

Reconociendo todo el apoyo de quienes lo han ayudado, Ricardo Pablo Pedro dijo que en mayo “todos se graduarán con él”, incluida su madre, a quien admira a pesar de no haber estudiado, ni saber leer ni escribir, “pero yo he cumplido su sueño. En ocasiones me pregunta: ‘¿cómo vas en la escuela?, ¿no terminas de estudiar?, ¿cuándo vas a trabajar, eh?’”.

Con información de El Universal

doctoradomexicanomitRicardo Pablo Pedro
Menú de accesibilidad