Portazo al Congreso de Nuevo León, “evidente desesperación” de Samuel García: diputado Mauro Guerra
Captura de pantalla

El diputado Mauro Guerra Villarreal, presidente de la Mesa Directiva del Congreso de Nuevo León, calificó el portazo de la tarde del 29 de noviembre como “una evidente desesperación” de Samuel García para impedir que los legisladores cumplieran con su soberana decisión de nombrar al gobernador interino.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula el legislador apuntó que a la irrupción se suman los amparos interpuestos en Reynosa, Chiapas y Ciudad de México, que no surtieron efecto.

Ante su imposibilidad de hacerlo y con un Congreso listo para tomar esa decisión, mandó a sus simpatizantes, sus militantes, e incluso quienes participaron como candidatos de MC en el 2021, para que fueran a atacar al Congreso”, manifestó.

Detalló que en cambio, el Congreso de Nuevo León se mostró abierto y dio múltiples facilidades para que la ciudadanía pudiera seguir el proceso de elección.

Pero no, decidieron romper las puertas, aventar a mujeres policías de Fuerza Civil, que son quienes cuidan la seguridad en el Congreso del estado; aventar a las diputadas; tomar la tribuna, romper los micrófonos, el pódium, destrozar papelería con la única intención de que el Congreso no tomara la decisión de nombrar a un gobernador interino.

Nosotros no lo permitimos, nos mantuvimos firmes, se leyó el dictamen, se dio la discusión en el Pleno y se dio esta votación”, expuso.

Defendió que por unanimidad de 25 diputados Luis Enrique Orozco resultó elegido como gobernador interino, si bien el resto de legisladores omitió votar.

Ante la irrupción, explicó Guerra Villarreal, solicitó auxilio para tener condiciones de sesionar, ante lo cual llegaron elementos de la Fiscalía General del Estado. Asimismo se pidió el apoyo de la Fuerza Civil para resguardar las inmediaciones del recinto legislativo.

Ello permitió que el dictamen se leyera en forma, se desalojara a las personas que habían ingresado y se procediera con la votación.

Lo que se vivió ayer en Nuevo León fue forma de ser del gobernador, que cuando no puede dialogar, que cuando no puede convencer, arrebata a golpes, con el estilo más bajo de hacer política que dejamos muchos atrás, y que al menos en Nuevo León nunca se había vivido”, defendió.

Cuestionó el proceder de Samuel García y sus intenciones presidenciales cuando en su estado natal no ha sabido cumplir la ley, ni siquiera la Constitución que él mismo reformó.

Arremetió contra el hecho de que cerrara el Palacio de Gobierno para evitar recibir el acuerdo de la designación de Luis Enrique Orozco como gobernador interino.

Sigue con marrullerías, sigue con estrategias de muy baja calidad para que este Congreso no pueda cumplir con su responsabilidad, con lo que marca la Constitución de Nuevo León.”

El diputado Mauro Guerra denunció también que durante su gestión como encargado de despacho, Javier Navarro no actuó conforme a lo esperado, toda vez que no destinó los recursos necesarios a los municipios y se dedicó a “administrar la campaña de Samuel”.

Por su parte, acusó que Samuel García dejará más de 90 acuerdos pendientes de publicar porque “no le gustan”.

No puede ir a otros estados a hablar de estado de Derecho si en Nuevo León no se respeta la división de poderes y la Constitución del estado, que incluso, él mismo reformó”, concluyó.

Con información de López-Dóriga Digital