Perrito murió en autobús durante viaje a CDMX; pasajera denuncia negligencia de la empresa
Perrito 'Momo'. Foto de @CarolinnaMh

Un perrito de raza Pug murió al interior de un autobús de pasajeros durante un viaje de Poza Rica, Veracruz, a la Ciudad de México.

Carolinna MH, dueña de ‘Momo‘, denunció a través de redes sociales que la muerte de su compañero de vida se debió a la negligencia de la compañía Futura.

Fue el 20 de mayo cuando la joven realizó un viaje a la capital mexicana a bordo de un autobús de Futura, donde su perro tuvo que viajar en la parte de abajo del vehículo.

Desde el inicio del trayecto ella le pidió al conductor que encendiera el aire acondicionado por el calor extremo que se sentía.

En un ratito yo sentía que el camión estaba muy caliente y obviamente no le iba a llegar el aire a mi perro, entonces fui a tocarle y le toqué muy fuerte al chofer porque no me escuchaba, y me dijo que ya lo iba a subir, porque en efecto no se sentía”, contó.

Minutos después otra persona pidió que aumentaran el nivel del aire acondicionado, a lo que el conductor hizo caso omiso.

Carolinna Mh con su perro ‘Momo’. Foto de @CarolinnaMh

Una vez que el autobús llegó a la Ciudad de México y bajaron el equipaje Momo fue entregado muerto a Carolinna.

Muchas personas me trataron de ayudar, trataron de reanimar a mi perro, pero ya estaba muerto”, dijo la joven entre lágrimas.

De acuerdo con la dueña del perrito empleados de Futura se deslindaron de los hechos e inclusive el conductor apuntó que no era su culpa sino la de los clientes por no reclamar a la compañía el mal estado de las unidades, presumiendo así que no funcionaba el sistema de aire acondicionado del camión en cuestión.

Carolinna lamentó la pérdida de ‘Momo‘ pues llevaba seis años con él y lo llevaba consigo la mayoría de las veces que necesitaba trasladarse de Veracruz a la Ciudad de México.

Yo me siento culpable, viajé con mi perro y no es la primera vez. Lo único que pienso es cuánto sufrió mi perro estando ahí abajo, que tuvo que soportar para que le llegara aire, y me duele tanto porque son seis años con mi perro. Es un ser vivo, nadie debe sufrir de esa manera.”

Tras la difusión del caso la asociación civil Mundo Patitas contactó a la joven para asesorarla y brindarle acompañamiento legal en la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina.

Con información de López-Dóriga Digital