Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Muñoz Ledo aceptó las reglas de la encuesta al firmar lineamientos, responde el INE

Muñoz Ledo aceptó las reglas de la encuesta al firmar lineamientos, responde el INE - Foto de Twitter Porfirio Muñoz Ledo
Foto de Twitter Porfirio Muñoz Ledo

El INE respondió a dichos de Muñoz Ledo; lineamientos, que Porfirio aceptó, contemplan tercera encuesta en caso de empate por el traslape

El Instituto Nacional Electoral (INE) se pronunció tras los dichos de esta mañana de Porfirio Muñoz Ledo, aspirante a la dirigencia nacional de Morena, quien cuestionó al instituto encargado de las elecciones en México, así como a su dirigente, Lorenzo Córdova, por no otorgarle la victoria en la encuesta para renovar la dirigencia nacional del presidente López Obrador.

 

En una serie de publicaciones en Twitter, el Instituto Nacional Electoral explicó que los lineamientos aprobados el 31 de agosto por el Consejo General y que se pueden consultar en su página de internet contaron con el visto bueno de las y los participantes que se inscribieron en este proceso, incluyendo Porfirio Muñoz Ledo.

Dicho mensaje fue aclarado por el consejero Ciro Murayama,  quien compartió en Twitter la carta de aceptación de Muñoz Ledo.

En dicha carta, todos los aspirantes a cargos en Morena aceptaron las reglas de la encuesta organizada por el INE, y firmaron de consentimiento para que si había traslape en estimación entre quien quedó en primer y segundo lugar, habría una tercera encuesta.

“El INE es congruente y mantiene reglas”, señaló Murayama Rendón en Twitter.

 

El INE argumentó que los lineamientos, al igual que la convocatoria aprobada el 4 de septiembre, consideraban la posibilidad de un empate por el traslape de intervalos, con lo cual se llevaría a cabo una nueva encuesta para determinar un ganador, tal como estipula el punto 16 de los lineamientos.

 

Agregó que el grupo de expertos, conformado por las casas encuestadoras y académicos de la UNAM, dieron una explicación pública de los resultados de la encuesta abierta, los cuales se difundieron en un mensaje ofrecido el pasado viernes, acompañados de la Comisión de Prerrogativas del Instituto.

 

Por la mañana, Porfirio Muñoz Ledo, aspirante a la dirigencia nacional de Morenaacusó a Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), tras los resultados de la encuesta dada a conocer por el organismo electoral, donde declaró un “empate técnico” entre él y Mario Delgado, de no querer reconocer su victoria, alegando que en democracia “por un solo voto se gana”.

 

 

 

A través de Twitter, Muñoz Ledo señaló que el “responsable de la democracia mexicana” afirmó ayer que la contienda interna por Morena está empatada “por .5 décimas porcentuales”.

“Debiera saber que, por un solo voto se gana“, enfatizó el diputado federal, y señaló que se negó a reconocer su victoria en la encuesta.

“Supina ignorancia o mala fe. Lo invito a que rectifique o que renuncie”, pidió al consejero presidente.

 

Cuestionada encuesta agudiza la división del partido de López Obrador

 

La cuestionada encuesta para renovar la dirigencia del Movimiento de Regeneración Nacional agudiza la división del partido del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a menos de un año de las elecciones más grandes de la historia.

Militantes del partido más poderoso de México intercambiaron acusaciones este sábado tras la encuesta del INE que mostró 25.34 por ciento de apoyo a Porfirio Muñoz Ledo, legislador y líder histórico de la izquierda, y 25.29 por ciento a Mario Delgado, coordinador de los diputados de Morena.

Aunque la división “es natural” en un partido, sobre todo en uno que nació en 2014 a imagen de López Obrador, el conflicto “definitivamente debilita” a Morena, explicó a Efe el consultor político Jorge Luis Hernández.

“Esta situación lo que pone en evidencia es que Morena en realidad no es un grupo homogéneo, es un grupo que está formado por distintas tribus”, expuso el politólogo egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

Proceso polémico

El proceso para renovar la dirigencia de Morena, que ahora lidera el diputado con licencia Alfonso Ramírez Cuéllar, causa polémica desde que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordenó una encuesta en septiembre para resolver las disputas por el control del partido.

Muñoz Ledo obtuvo 41.7 por ciento de las preferencias en la primera ronda aprobada por el INE frente al 27.1 por ciento de Delgado y otros rivales.

Pero tras varias impugnaciones, circuló un proyecto en el que el TEPJF pretendía tirar la segunda ronda de sondeos del 2 al 8 de octubre, aunque al final no lo votó.

Aun así, Muñoz Ledo, quien ha denunciado “cacicazgos” en el partido y tráfico de candidaturas, además de mostrarse crítico con políticas de López Obrador, cuestionó al titular del INE. 

Su compañera de fórmula, la senadora Citlalli Hernández, resultó electa como secretaria general del partido, pero advirtió de “dudas e incertidumbre” por las diferencias entre las encuestas.

“Concretar este cambio de dirigencia tan postergado es urgente. Quizás una salida sea que Muñoz Ledo y Mario Delgado dialoguen con mucha responsabilidad y que el segundo, con vocación democrática, decida enfocarse en la gran labor que realiza en la Cámara de Diputados”, expresó Hernández.

Ahora, el INE realizará una tercera encuesta entre los dos punteros, pero la fecha aún está pendiente.

 

Un partido sin presidente

López Obrador, quien fundó Morena para impulsar su candidatura presencial de 2018, pidió a los competidores aceptar los resultados de la encuesta.

“No es perfecto el método, pero es la gente, es la opinión de los ciudadanos, no solo para el caso de Morena, para cualquier caso debería de hacerse así, o la elección abierta, pero todavía no hay la responsabilidad suficiente”, comentó el presidente el jueves, el último día del sondeo.

Pero fuera de un par de declaraciones, analistas han señalado el desinterés de López Obrador por enderezar su partido.

“López Obrador, lo han comentado algunos expertos en Morena, no parece tener mucha prisa por la institucionalización del partido, es decir, López Obrador entiende mucho más a Morena, como su propio nombre lo indica, como un movimiento”, comentó el politólogo Hernández.

La urgencia de definir el futuro de Morena apremia porque México tendrá las elecciones más grandes de su historia el 6 de junio de 2021, cuando 94 millones de votantes están llamados a elegir a 500 diputados federales, 15 gobernadores, 30 congresos estatales y mil 900 ayuntamientos.

Aun así, las últimas encuestas muestran al partido del presidente con casi 30 puntos de ventaja sobre sus competidores más cercanos, el derechista Partido Acción Nacional (PAN) y el otrora hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI).

“La ventaja que tiene Morena es que la oposición sigue todavía pasmada, que no hay mucha claridad sobre quién pudiera encabezar este voto de desencanto con el proyecto de la ‘cuarta transformación'”, concluyó Hernández.

Con información de EFE

ciro murayamainemorenaporfirio muñoz ledo
Menú de accesibilidad