Chico ché y la negociación

Nadie puede sentirse con derecho a ganar.
Florestán.

En el conflicto desencadenado por los gobiernos de Estados Unidos y Canadá contra el de México al que acusa de violar acuerdos del T-MEC en materia de hidrocarburos solo hay de dos sopas: o México gana el panel de controversias o lo pierde con la carga de una cadena de aranceles a nuestras exportaciones a ambos países.

No hay más.

Todo lo que se diga en torno a este conflicto es pirotecnia y, ahora sí que politiquería.

Los operadores del presidente López Obrador, y él mismo, se han envuelto en la bandera de la soberanía, la defensa del petróleo y el respeto a la Constitución, que no están en juego en esta disputa, pero es muy rentable en el discurso de la lucha de los buenos, ellos, contra los malos, todos los demás.

Lo entiendo y me lo explico.

Pero detrás de esa retórica debe estar la operación seria y documentada, profesional, la defensa razonada y firme de los argumentos mexicanos tanto en este primer tramo como en el caso del panel, que de dar la razón a las otras dos partes, abriría un devastador capítulo de sanciones arancelarias a las exportaciones mexicanas, peores aún que las que López Obrador evitó cuando cedió a las amenazas de Trump si no lo apoyaba en la contención migratoria.

Ese es el verdadero fondo.

Para las galerías podemos seguir con el ¡Uy qué miedo, mira como estoy temblando! del gran Chico Ché, pero en donde se toman las decisiones negociar dura, eficaz y seriamente.

RETALES

1. BANDERAS.- Hasta donde recuerdo, esta es la primera huelga que estalla en Teléfonos de México desde que fue privatizada en 1990 y la adquirió Carlos Slim. La anterior fue en 1974, en el gobierno de Luis Echeverría quien ordenó su requisa. Allí surgió la figura del joven líder Francisco Hernández Juárez de 28 años, quien hoy sigue al frente del sindicato de 24 mil 878 trabajadores. No sabemos cuál sea la reacción del gobierno, ¿Habrá requisa?, ni el impacto a los usuarios;

2. IMPUNE.- Ayer apuntaba aquí la impunidad en el asesinato de los jesuitas Joaquín y Javier, y de Pedro, el guía, al cumplirse un mes del triple homicidio. En la mañanera el subsecretario Ricardo Mejía lo negó al decir que hay catorce detenidos y nueve sujetos a proceso. Lo que es cierto, como también lo es que el homicida identificado como El Chueco, sigue libre. Y la sección en la que interviene se llama Cero Impunidad, por lo que no cabe su salida; y

3. SILENCIO.- Ya no llama la atención la ausencia, el silencio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ante la violación de la suspensión definitiva de un juez federal para la construcción del tramo 5 del Tren Maya. Hay quien me dijo que está basada en el decretazo presidencial de quien afirmó que no lo fueran con el cuento de que la ley es la ley. No sabía que ya había cruzado la calle de Corregidora.

Nos vemos el martes, pero en privado.