México y Argentina producirán y distribuirán en América Latina futura vacuna contra el COVID-19
En la imagen, un investigador trabajando en el desarrollo de una vacuna para COVID-19. Foto de IMSS

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció este miércoles que su país producirá en conjunto con México una vacuna contra el COVID-19.

En conferencia de prensa, el mandatario sudamericano recordó que el laboratorio AstraZeneca firmó un acuerdo con la Universidad de Oxford para el desarrollo de una vacuna que se encuentra actualmente en la fase 3.

El laboratorio ha firmado un acuerdo con la Fundación Slim para producir entre 150 y 250 millones de vacunas destinadas a toda Latinoamérica, con excepción de Brasil, que van a estar disponibles para el primer semestre de 2021″, comentó.

Fernández comentó que las vacunas se distribuirán de manera equitativa a los países que así lo demanden, y a solicitud de los gobiernos.

La producción latinoamericana va a estar a cargo de Argentina y de México, y eso va a permitir un acceso oportuno y suficiente de la potencial vacuna para todos los países de la región”, explicó.

El mandatario comentó que este acuerdo permitirá a Latinoamérica acceder entre seis y 12 meses antes a la vacuna a precios accesibles, con un coste de entre 3 y 4 dólares por dosis.

Esperamos cuanto antes poder empezar el proceso productivo“, dijo Fernández, quien minutos después se comunicó con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

“Es una gran noticia que México y Argentina sean los puntos referenciales para la producción de la vacuna y que podamos de este modo traer una solución al continente“, subrayó el mandatario argentino.

En Argentina, el laboratorio mAbxience, del Grupo Insud, será el responsable de la producción de la sustancia activa de la vacuna, mientras que el laboratorio mexicano Liomont completará el proceso de formulación y envasado.

La producción se iniciará antes de que concluyan los estudios de la fase experimental, por lo que la elaboración será “a riesgo”, ya que si la vacuna finalmente no es aprobada, se perderá toda la inversión.

Este acuerdo destaca el gran nivel de profesionales, la calidad de la ciencia y las capacidades de fabricación que tiene nuestro país”, señaló Agustín Lamas, presidente de AstraZeneca para el Cono Sur americano.

Por su parte, Hugo Sigman, director ejecutivo de mAbxience, destacó la decisión de AstraZeneca de elegir a la firma argentina “para la transferencia tecnológica para la fabricación de la sustancia activa de la vacuna”.

Otras alternativas

El ministro de Salud argentino, Ginés González García, dijo que la de Oxford “no es la única alternativa” y que Argentina mantiene conversaciones con otros proveedores potenciales.

Brasil, Sudáfrica y recientemente Estados Unidos participan en las fases posteriores de evaluación de la eficacia de la vacuna de Oxford en pacientes, después de un resultado inicial positivo con mil personas en el Reino Unido en la anterior.

Argentina, por su parte, forma parte, junto con Estados Unidos, Alemania y Brasil, de los ensayos clínicos de la vacuna contra la COVID-19 elaborada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech.

La de AstraZeneca y Oxford está en el lote de las vacunas más avanzadas en su desarrollo, junto a la de Pfizer-BioNTech, la de la farmacéutica estadounidense Moderna y otras tres desarrolladas en China.

Las tres chinas se basan en el virus inactivado, las dos de origen estadounidense usan técnicas de ARN y la de Astrazeneca se centra en un vector viral.

En tanto, Alberto Fernández envió este martes una carta al presidente ruso, Vladimir Putin, para felicitarle por el registro por parte de Rusia de la primera vacuna contra el COVID-19, una misiva en la que el mandatario argentino destacó que ambos gobiernos “están a favor del acceso equitativo y no discriminatorio de todos los estados a los medicamentos y a la vacuna”.

Con información de López-Dóriga Digital