Los detalles de aquel domingo


Los detalles de aquel domingo

Los detalles de aquel domingo en que había terminado una era y se anunciaba, ya, el inicio de otra


No voy a descansar porque nunca me he cansado. 

Florestán.

El viernes 29 de junio, en la víspera de las elecciones del domingo, el presidente Enrique Peña Nieto y José Antonio Meade comieron solos en Los Pinos.

Y allí hablaron de todo. De los días pasados, de las campañas, de lo que vendría el domingo, dominando en el anfitrión la idea del triunfo.

En un momento dado, el invitado le habló del plan B: derrota, respuesta y tiempos, cómo salir a reconocer, cuándo y qué decir.

Meade le dijo que si la ventaja de Andrés Manuel López Obrador era muy amplia, saldría de inmediato a conceder; que si en las encuestas de salida perdía de dos a cuatro por ciento, esperaría al conteo rápido de Lorenzo Córdova, las once de la noche, pero que de lo contrario saldría antes, esto, claro, en caso de una derrota.

Y en eso quedaron.

El domingo lo pasó Meade en familia. Por la mañana votó acompañado de Juana, su esposa, la estrella de estas campañas, y luego fue a misa.

Para la una de la tarde ya veía en sus proyecciones, lo que se aproximaba. A las tres de la tarde ya no le quedó duda y se fue a la sede del PRI. En el camino empezó a escribir su discurso de reconocimiento al triunfo de López Obrador. Llegó, lo pulió y compartió con Aurelio Nuño, Vanessa Rubio y René Juárez. Les dijo que saldría de inmediato, al cierre de las casillas, a hacer el anuncio, no en el auditorio Plutarco Elías Calles como habían planeado, sino con su equipo más cercano de campaña, coordinadores y dirigentes del partido, y que se consiguiera tiempo y espacio para el mensaje, que en principio, les dijo, lo daría René Juárez.

A las seis habló por teléfono con el presidente Peña Nieto para informarle su decisión y estuvo de acuerdo.

Así, en cuanto a las 20:00 h Denise Maerker y Carlos Loret anunciaron en la transmisión de Televisa las proyecciones de Consulta Mitofsky que daban a López Obrador un rango de ventaja de 43 a 49 por ciento y a José Antonio Meade de 22 a 26, salió al aire en Las Estrellas reconociendo que los números no le favorecían y saludando el triunfo del candidato de Morena.

Fue la señal de certidumbre, a lo que seguiría la ratificación ampliada del Conteo Rápido del INE, y la intervención inmediata del presidente Peña Nieto, reconociendo el triunfo de López Obrador.

Había terminado una era y se anunciaba, ya, el inicio de otra.

RETALES

1. MÁXIMOS.- Mario Delgado y Pablo Gómez fueron los candidatos de Morena con la mayor votación en la Ciudad de México. Pablo Gómez es el mejor tribuno de la izquierda mexicana;

2. FENÓMENO.- El fracaso de los partidos franquicia se mide por los votos que tuvo Jaime Rodríguez: dos millones 961 mil, 5.23 por ciento, que supera juntos al PES, y al Panal, que desaparecerán, al Verde y a MC; y al ¡PRD! lo duplica;

3. MISIÓN.- Con el secretario Mike Pompeo, llegan el viernes el enviado personal de Trump, Jared Kushner, su yerno, y los secretarios del Tesoro, Steven Mnuchin, y de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen. Todos se reunirán con el presidente Peña Nieto y lo que sería visita de cortesía a Andrés Manuel López Obrador será reunión de trabajo con su equipo.

Nos vemos mañana, pero en privado.

En Privadojoaquín lópez dóriga