Por corruptos y pseudoambientalistas no vamos a detener el Tren Maya: AMLO
Fotografía de archivo en la que se observan trabajadores laborando en la construcción del Tren Maya, en el municipio de Maxcanú, en el estado de Yucatán (México). Foto de EFE/ Cuauhtémoc Moreno

El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que el Tren Maya fue declarado como un proyecto de seguridad nacional, a fin de asegurar su construcción.

Señaló que tras la declaratoria del Consejo de Seguridad se avanzará en los trabajos de construcción del Tramo 5, cuya obra detenida representaba un alto costo al Presupuesto.

Son obras públicas y no podemos aceptar que intereses de grupos, de facciones, se sitúen por encima del interés general”, destacó.

El presidente López Obrador indicó que se optó por considerar al Tren Maya como una obra de seguridad nacional para cumplir con su entrega en diciembre de 2023.

Detalló que hace una semana reiniciaron las obras del Tramo 5 pese a la oposición de “un grupo corrupto y pseudoambientalistas”.

Este lunes Greenpeace realizó una protesta pacífica para denunciar el reinicio de las obras, acto que calificaron de ilegal por estar vigentes amparos para frenar el Tramo 5.

Viridiana Lázaro Lembrino, especialista en agricultura y cambio climático en Greenpeace México, dijo que las obras reiniciaron el pasado 13 de julio y que el desmonte de la zona, por donde pasará el trazo, se realiza por partes, lo que podría estar relacionado con la expropiación y compra de predios.

También detalló que las obras continúan aunque “otros compañeros activistas tienen suspensiones judiciales” y aún faltan las audiencias constitucionales para que se resuelvan los juicios y ver si el Gobierno puede seguir con la construcción.

“Es por eso que estamos denunciando que, a pesar de las suspensiones que dictaron los jueces, están continuando con las obras del Tren Maya”, puntualizó.

El Tren Maya, uno de los proyectos prioritarios del presidente López Obrador, con una inversión de alrededor de 200 mil millones de pesos, plantea construir más de mil 500 kilómetros de vía férrea en 5 estados del sureste: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán Quintana Roo.

En los últimos meses, activistas han exigido al Gobierno suspender el Tramo 5 por haber generado la tala de miles de árboles y contaminación a ríos subterráneos.

“Estamos sobre el sistema de cuevas inundadas y semiinundadas más grande e importante del mundo y eso lo tenemos que proteger”, señaló Lázaro Lembrino.

Con información de López-Dóriga Digital y EFE