Desastre en el sector salud

Qué joda que te tengas que morir para que te reconozcan lo que ya no vas a oír.
Florestán.

El tema de la salud ha sido un cuento incumplido desde el inicio de este gobierno de la 4-T cuando el ya presidente López Obrador garantizaba que tendríamos un servicio de salud pública a la altura de los países escandinavos y lo precisaba: como en Dinamarca.

Su primera decisión fue desastrosa: desaparecer el Seguro Popular creado en los tiempos de Vicente Fox y que bien que mal daba servicio a casi sesenta millones de mexicanos sin acceso al IMSS, al ISSSTE, o a los servicios hospitalarios de las Fuerzas Armadas o de Pemex, y, dijo, sustituirlo por el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, INSABI, a cuyo frente colocó a un arqueólogo.

De esto han corrido tres años y diez meses y ya no hay duda, ni para él, del fracaso que ha sido esta institución, a nivel de desastre, cuando el mismo titular ha reconocido su incapacidad para atender a los millones de mexicanos que quedaron sin ese servicio del Estado y para distribuir medicinas que dicen tener, es decir, ya las compraron y a los mismos que denostó López Obrador por corruptos pero que no puede distribuir.

Es de tal dimensión el fracaso de su INSABI, que apenas la semana pasada el presidente aseguraba que el año que viene, en el penúltimo de su gobierno, habría un servicio de salud como el de Dinamarca, repitió, y desde hace dos meses revivió el programa salinista del IMSS-Solidaridad, pero con la etiqueta de IMSS-Bienestar, para tratar aliviar el fracaso de su proyecto.

En este sector, politizado por sus titulares, Jorge Alcocer y Hugo López-Gatell, la última noticia que retrata su fracaso, por incapacidad, por corrupción o por ambas, es el reconocimiento de que cinco millones 41 mil 50 dosis de vacunas anticovid, caducaron. Estas dosis estaban bajo resguardo de Laboratorios Biológicos Reactivos de México, BIRMEX, que depende de la SSA a su cargo.

Quisieron atenuar diciendo que esas vacunas perdidas son el 2.07 por ciento de todas, pero si quieren estadística, va: México es el cuarto país del mundo en muertes por Covid con más de medio millón de fallecimientos.

Y algún día tendrán que rendir cuentas.