Abrazos, Tatiana

Lo que se ha perdido es la disposición de entender, siquiera escuchar, la opinión de los demás. 

Florestán.

            Ayer, el presidente López Obrador hizo pública la renuncia de Tatiana Clouthier al cargo de secretaria de Economía, cargo que llevó con eficacia y dignidad, tras lo que ella, con su oportunidad agotada para sumarle más al equipo, dijo, se iba y se fue.

            Todo esto, que leyó emocionada en la mañanera, se lo había dicho el 26 de julio y el 9 de septiembre, habiéndole presentado la renuncia el 26, lo que él hizo público ayer, 6 de octubre, tras aclarar que había tratado de convencerla de que se quedara, pero no pudo, lo que dimensiona el tamaño de la crisis de relación entre ella y él.

            Ayer mismo, tras su conmovedora  dimisión, se fue al aeropuerto para regresar a su casa y en mi cuenta de tuiter subí una foto que retrataba, como dije, la soledad de la renuncia, lo que la enardeció y, en el arrebato, me tuiteó:

            No tengo idea de cómo viaja usted. Ni como secretaria viajé acompañada el 95 por ciento de las veces. No sé qué tiene usted conmigo que le quito mucho tiempo o le pagan para molestar, a lo que le respondí que no tenía ni idea de cómo viajaba ni tengo nada en su contra. Dice que me pagan para molestarla. Me lo hubiera dicho en alguna de las entrevistas que le hice en el programa de radio, las dos últimos en menos de treinta días, y que tanto agradeció. Por cierto no me referí a ella en tuiter en al menos los dos últimos años.

            Pero sí, le entiendo el momento de la soledad y la frustración, del arrebato, por dejar el gobierno, pero, le digo, no lo tome personal. Yo no tuve nada que ver.

            Yo sí la abrazo, a diferencia de ya sabe quién, que se lo negó.

            Buen viaje.

RETALES

  1. IMPACTO.- Por supuesto que su renuncia alterará las negociaciones en el marco de las consultas del T-MEC de las que llevaba un buen control y era reconocida por las contrapartes de Estados Unidos y Canadá. Quien llegue tendrá que empezar de menos cero, por ejemplo, ganarse su confianza, que es fundamental. Pero, ya sabe, dicen que no, que no importa:
  2. AYER.- Tras la masacre en San Miguel Totolapan, Guerrero, de esas que el presidente dice que ya no hay, culpó al pasado, como siempre, cuando han corrido casi cuatro años de gobierno. Y la gobernadora Evelyn Salgado dijo que era un claro reflejo del pasado, ya alienada con  el presidente. Eso sirve de coartada para no atender ni investigar el presente y para tratar de lavarse las manos;
  3. ACCIDENTES.- El presidente tachó de pobrecitos y malas entrañas a quienes cuestionan los accidentes aéreos de la Marina. Y no, presidente, no. No se trata de las entrañas sino de tener una explicación de los nueve accidentes de helicópteros de la Marina en su gobierno, de los que cinco han sido este año, uno bimestral, y tres en Sinaloa, con un saldo de 24 muertos y 34 heridos, Eso es todo. Nada más, pero nada menos.

Nos vemos el martes, pero en privado.