La muerte más dolorosa

La muerte más dolorosa - Foto de Ana Paula Cámara
Foto de Ana Paula Cámara

No todos los carbonizados son iguales. En algunos casos puede desparecer el tórax o el abdomen

Ser perito es ser el eslabón más pequeño y olvidado del gobierno, es esa parte que debe salir a trabajar siempre y de la que pocas veces se acuerdan. Algo que no debe verse más no debe faltar.

Los uniformes se desgastan a mayor velocidad por la limpieza continua y exhaustiva que se debe tener para mantenerse impecable y saludable, el ser humano se descompone de manera grotesca, los fluidos corporales hacen que el textil más resistente deje de serlo y al no ser manejados de manera correcta pueden causar enfermedades.

Los uniformes deben ser repuestos de nuestro bolsillo, pues no hay fondos económicos disponibles para equipar a un grupo que está disponible a cada momento y en cualquier lugar.

Aunado a esas deficiencias, en ocasiones hemos pagado la gasolina de nuestro bolsillo, nuestro compromiso con la ciudadanía va más allá de dejar de hacer lo que nos corresponde.

Un miércoles de marzo sonó el Matra, por la radiofrecuencia nos pedían acercarnos a una interseccion al sur oriente de la ciudad de las bajas pasiones, la Policía Municipal había acudido por un reporte de un auto en llamas, cuando los bomberos consiguieron extinguir el fuego se percataron de dos cuerpos calcinados al interior, requerían nuestra presencia para procesar la escena, retirar los cuerpos y trasladarlos al laboratorio forense para que ahí se determine si fallecieron o fueron asesinados.
Y en caso de que hubieran sido asesinados, crear una línea de investigación que pudiese dar con el o los culpables.

Cuando el fuego ha actuado durante mucho tiempo o se han alcanzado temperaturas muy elevadas, el cadáver se encuentra totalmente irreconocible, con alteraciones muy marcadas en partes blandas e incluso con alteración y afectación ósea.

A esto se le llama carbonización cadavérica, el cuerpo presenta una postura de boxeador, retracción de los tejidos, protusión de la lengua, desaparición del pelo y sequedad y color negro de la piel.

Dentro de los diferentes grados de carbonización podemos encontrar que las cavidades (cráneo, tórax, abdomen), hayan estallado, encontrándose abiertas, y las extremidades pueden llegar a desaparecer.

No todos los carbonizados son iguales. En algunos casos puede desparecer el tórax o el abdomen.

Todo ello hace que la carbonización cadavérica sea la muerte más dolorosa que existe.

En ese coche había dos cuerpos, después de los análisis forenses se llegó a la conclusión de que eran dos mujeres, la madre y abuela adoptiva de una menor de 15 años, quien decidió que negarle el permiso para ir a una fiesta era motivo suficiente para quitarles la vida.

forenseinviernomuerte

Menú de accesibilidad