La mariguana y otras drogas ya habían sido legales en México

El día de ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la prohibición de cultivar y consumir mariguana con fines recreativos.

En concordancia con lo anterior, otorgó un amparo a cuatro personas para obtener mariguana, especificando que no podrán venderla ni distribuirla a terceros.

Sin embargo, la tolerancia -por parte del gobierno- de ese enervante no es nueva en nuestro país, donde por algunos meses, incluso fue legal.

Israel grows medicinal marijuana in Safed

El libro Nuestra historia narcótica, del historiador y periodista Froylán Enciso, narra que entre el 17 de febrero y el 7 de junio de 1940, cuando Lázaro Cárdenas estaba en el poder y la Segunda Guerra Mundial estaba en curso, el gobierno, a través de los servicios sanitarios, controlaba la distribución de enervantes y trataba a los toxicómanos como enfermos.

“Hubo un periodo de tolerancia frente al consumo de mariguana. Sin embargo, en aquella época las sustancias que provocaban más ansiedad en el Gobierno de Cárdenas eran la morfina y la heroína”, precisó Enciso.

“Por eso durante un corto tiempo, el mismo gobierno conseguía dosis para los adictos, quienes pagaban una cuota simbólica”, dijo.

A Medical Marijuana Operation In Colorado Run By Kristi Kelly, Co-Founder Of Good Meds Network

Como parte del Reglamento Federal de Toxicomanías del Departamento de Salubridad Pública, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 17 de febrero de 1940, se instituyeron dispensarios en donde suministraban dosis de morfina, heroína y mariguana a los adictos.

“(…) los adictos de entonces recibieron muy bien esta política porque ya no tenían que estar en manos de los traficantes de la época para conseguir sus dosis. También sabemos que los contrabandistas de la época sufrieron un tremendo golpe a sus ingresos. Básicamente se les acabó el negocio”, explicó el autor.

“Un tercer efecto es que los vecinos de los dispensarios médicos en donde el Gobierno distribuía las drogas, aunque en un inicio miraban mal que los toxicómanos estuvieran ahí, para el segundo mes ya se habían acostumbrado y aceptado que el asunto de las drogas se podía tratar como un problema de salud”.

Sin embargo, la ley fue suspendida a los cuatro meses debido a presiones del gobierno de Estados Unidos que amenazó con dejar de surtir medicamentos a México.

Nuestra historia narcótica fue publicado por Editorial Debate.

Con información de Reforma