Hotelito Desconocido violó normas desde 1995


Hotelito Desconocido violó normas desde 1995 - Foto de hotelito.com
Foto de hotelito.com

Pescadores de la zona señalan que el hotel nunca respetó los reglamentos ecológicos y nunca fue sancionado.


Desde que fuera construido en 1995, el Hotelito Desconocido, presuntamente operado por ‘Los Cuinis’, violó reglamentos ecológicos y decretos sin recibir ninguna sanción.

Estas anomalías fueron denunciadas desde hace dos décadas por la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera “La Cruz de Loreto”, que señaló que esta perjudicaba el área natural protegida del estero del Ermitaño, que se ubica en el poblado La Cruz de Loreto, en Tomatlán, Jalisco.

Además, los pescadores de la zona habían denunciado al entonces Instituto Nacional de Ecología (INE), que ahora se llama Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), que esta obra destruyó la selva de la reserva ecológica.

El Hotel nunca tuvo permisos.
El Hotel nunca tuvo permisos. Foto de hotelito.com

La investigación del INE encontró solo un permiso del Ayuntamiento, el cual no tenía el aval de alguna autoridad federal o estatal. Por si fuera poco, desde el 2010, habitantes señalaron al Ayuntamiento que el proyecto violaba el Programa de Ordenamiento Ecológico Municipal.

Este hotel también violó el decreto presidencial del 28 de octubre de 1986, que señala que con el fin de proteger a la tortuga marina no se debe construir en 69.3 kilómetros de playa.

“Marcello Murzilli (primer representante del negocio) nada más tenía un permiso precario para la construcción. Nosotros denunciamos en el Ayuntamiento, pero nos dijeron que ya se llevaba mucha inversión”, señaló en entrevista Carlos Ramírez Romero, presidente de la Sociedad Cooperativa.

Foto de hotelito.com
Foto de hotelito.com

“Tuvimos que hacer un convenio con el Hotelito Desconocido donde acordamos que tenía que existir armonía. Nosotros dijimos que siguiera la construcción porque creímos que darían empleos y firmamos un documento bajo notario público”, agregó.

Sin embrago, el segundo administrador, el italiano Giuliano Gasparotto, desconoció todos los convenios y dejó de pagar la indemnización de 10 mil pesos por pescador por cada día que no se podía abrir la boca barra al mar.

Con información de Reforma.

hotelHotelito Desconocidojaliscolos cuinisnarcotráficotomatlán