Jóvenes de La Montaña de Guerrero se suicidan con herbicida


Jóvenes de La Montaña de Guerrero se suicidan con herbicida - Zilacayotitlán, comunidad en La montaña de Guerrero. Foto de El Universal
Zilacayotitlán, comunidad en La montaña de Guerrero. Foto de El Universal

La comunidad de Zilacayotitlán, en La Montaña de Guerrero, tiene un panteón desproporcionado a la cantidad de sus habitantes

Activistas de La Montaña de Guerrero alertan del suicidio de jóvenes con herbicida, modo empleado en 29 ocasiones entre 2013 y mediados de 2015, año en el que dejaron de rastrearse los casos.

Neil Arias, abogada del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, describe que el producto químico es más potente que un piquete de alacrán o la mordida de una víbora de cascabel. Además, hace efecto en menos de tres horas, cuando para llegar al hospital más cercano se hace más tiempo.

“Para atenderte no llegas, te mueres en el camino. O cuando llegas, llegas demasiado tarde y ya no tienes remedio”, indica Arias.

 

Panteón de Zilacayotitlán. Foto de El Universal
Panteón de Zilacayotitlán. Foto de El Universal

 

La litigante apunta a que ocurren más suicidios de los que se tiene conocimiento debido a que las familias prefieren no reportarlos por la burocracia que ello implica.

En caso de acudir al hospital por el envenenamiento, el Ministerio Público debe trasladar el cadáver a la morgue de Chilpancingo, lo que supone un viaje de diez horas, tiempo que muchas veces no se tiene ni quiere esperarse.

Los primeros suicidios registrados en La Montaña de Guerrero fueron de dos mujeres: Florentina de 29 años y Kenia de 25. Le siguieron Rosa de 16 años, Nancy de nueve (hermana de Kenia) y Celso de 14 años.

Ante las muertes se realizó una asamblea en la que se pidió a los padres esconder el herbicida y que insistieran en que sus hijos no cayeran en el ocio. Pero para 2016 Estela de 17 años y Florencio de 25 reactivaron las alertas.

 

Tumba en panteón de Zilacayotitlán. Foto de El Universal
Tumba en panteón de Zilacayotitlán. Foto de El Universal

 

En el caso de las mujeres, la razón principal del suicidio es que resultan embarazadas y sus parejas las rechazan bajo el argumento de”no haber sido los primeros en besarlas”.

Los suicidios más recientes fueron dados a conocer por la prensa sensacionalista. El último fue de Eufrocina de 14 años, quien bebió herbicida “después de que encontró a su enamorado con otra mujer al interior de su domicilio”.

La comunidad de Zilacayotitlán tiene un panteón desproporcionado a la cantidad de sus habitantes, ya que hay 480 tumbas por sus mil 79 pobladores.

Con información de El Universal

herbicidajóvenesLa montaña de Guerrerosuicidios