Entre gritos de apoyo y protesta, Mikel visitó la Ibero


Foto de @Amaya5M
Foto de @Amaya5M

El candidato del Partido Revolucionario Institucional aseguró que de ganar la elección del 1 de julio no violentaría los derechos ganados de nadie y respetaría todas las expresiones sociales


El candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola, aseguró que de ganar la elección del 1 de julio no violentaría los derechos ganados de nadie y respetaría todas las expresiones sociales.

Entre mensajes de apoyo y protestas por su posición respecto del matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto, el priísta visitó la Universidad Iberoamericana.

Desde su llegada, algunos de los presentes tildaron a Arriola Peñalosa de “retrógrada” y “homofóbico”, mientras que otros vitoreaban al candidato del PRI al gobierno capitalino.

Cuando uno de los estudiantes preguntó a Arriola Peñalosa cómo buscaba conseguir votos si su propia candidatura parecía un retroceso, refiriéndose a los derechos de los homosexuales, el aspirante aseguró que “no soy ningún intolerante y no soy ningún homofóbico. Eso yo lo he sostenido y quisiera decirles de frente que y no quitaría absolutamente ningún derecho, pondría a discusión absolutamente ningún derecho ganado en la constitución o en alguna normatividad jurídica”.

El candidato a la Jefatura de Gobierno habló también sobre el tema del uso recreativo de la mariguana y opinó que “legalizar otra droga no abona a resolver un problema de salud pública”.

Arriola Peñalosa refirió que con base en estudios científicos, está comprobado que el uso continuo genera afecciones a la salud, similares al tabaco y al alcohol.

Sin embargo, reconoció que el problema de adicciones entre la población se debe resolver y hoy la Comisión contra las Adicciones tiene “apenas 800 millones de pesos de presupuesto. No tenemos presupuesto para enfrentar las adicciones”.

Algunas respuestas del abanderado priista dividieron a la población estudiantil, donde el disgusto que predominó fue por su posición en temas como el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto.

En tanto, Arriola Peñalosa afirmó que no es intolerante y que como jefe de Gobierno reconocería todos los derechos ganados.

iberoMikel Arriolapriuniversidad iberoamericana