¿El turno transcurre sin novedad?


¿El turno transcurre sin novedad? - Foto de Ana Paula Cámara
Foto de Ana Paula Cámara

La experiencia nos dice que cuando no hay novedades, no está dentro de la norma, algo pasará

Es lunes y llegamos al cambio de turno a las 6:45 h, para checar entrada y organizar el equipo, estar listos a las 7:00 h y que el grupo que cubrió la noche pueda ir a casa, alcanzar a llevar a sus hijos a la escuela, besar a su familia e intentar un sueño reparador, de esos donde la paz llega al cuerpo y la respiración se acompasa a la frecuencia cardíaca.

Nos entregan el oficio con las novedades del turno que termina, en el que se lee:

“Hago de su conocimiento que el turno transcurrió sin novedad alguna”.

Es un instante donde no sabes cómo reaccionar ante una ciudad dormida, unos compañeros incrédulos ante la calma chicha, decir que trascurrió sin novedad alguna.

Significa que no hubo un solo evento, nadie murió de ninguna forma, los delitos que requieren nuestra presencia no sucedieron.

La experiencia nos dice que eso no está dentro de la norma, viene algo.

Regresamos al área de suministros, preparamos el doble de equipo, en el reloj han corrido solamente 10 minutos.

La chica de la radiofrecuencia nos avisa que se rompió el silencio, hay que acudir a una de las zonas industriales, hubo dos acribillados afuera de una de las empresas, uno de ellos sigue con vida, el recorrido lo realizamos en cuatro minutos.

Al arribar, los militares nos hacen indicaciones de no acceder, la zona no es segura, no se ha controlado el perímetro, una unidad se coloca como nuestra sombra y nos resguarda

La adrenalina no deja de fluir en el cuerpo, el cortisol provoca un sudor frío que recorre el cuerpo, los sentidos se potencian, el oído ha aprendido a distinguir entre un estrobo oficial, la sirena de alguna alarma y cuando la población nos insulta por solo “levantar los casquillos”.

Los ojos se enfocan en observar más que en ver el entorno, cualquier curioso puede ser el agresor y por ende seguir armado, el olfato se disminuye, la nariz necesita meter y sacar mas aire en caso de una situación de emergencia, debe priorizar entre lo indispensable y lo necesario.

Suena nuevamente la radiofrecuencia, a tres kilómetros acaba de suceder otro evento, un hombre fue acribillado mientras descendía de su carro para ingresar a una casa de cambio, nos comunicamos a la base para recibir ordenes, el ejercito se quedará resguardando la primer escena, debemos ir a la segunda; es la indicación del mando superior.

Llegamos, la policía municipal está terminando el acordonamiento inicial, la cinta amarilla que recita ‘ESCENA DE CRIMEN NO CRUZAR’ ha quedado fijada, se le da acceso a los paramédicos para confirmar la muerte, al confirmar ingresamos nosotros, siguiendo los protocolos de ingreso que harán que las huellas que nosotros dejamos sean todas en el mismo sentido espacial, la fijación de las evidencias, elegimos el espiral para ir recolectando, embalando e iniciando la cadena de custodia de cada una de las evidencias y finalmente el procesamiento de la escena.

Instalo el tripie, hay que fotografiar todos y cada uno de los ángulos, dejar plasmada la escena para que las líneas de investigación que se generen tengan los mismos elementos que los agentes investigadores, los ministerios públicos, los defensores y los jueces, es llevar la escena de crimen al laboratorio, a los escritorios y a la ciudad judicial para procurar justicia.

Aún no terminamos de procesar cuando suena nuevamente el Matra, cuatro acribillados en una “troca” que circulaba sobre una avenida principal, afuera de una institución de educación superior.

Nos informan que la persona herida del primer evento, murió, el perímetro es seguro, podemos ingresar en cuanto terminemos de procesar la tercera escena, apenas son las 9:18 h y ya han perdido la vida siete personas, confirmamos que fue buena idea preparar suministros extra.

Escena del crimenhomicidios