Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Con el crimen no han podido

Con el crimen no han podido

El problema de la violencia y la inseguridad sigue siendo la demanda permanente de los mexicanos, demanda que viene de hace quince años cuando se comenzó a salir de madre

No sé otros, pero yo sigo en el cuesta arriba de todos los días. Florestán.

El problema de la violencia y la inseguridad sigue siendo la demanda permanente de los mexicanos, demanda que viene de hace quince años cuando se comenzó a salir de madre.

Sí, es cierto como señalan, que cuando el presidente Felipe Calderón, en 2007 declaró la guerra al crimen organizado, que éste ya se la había declarado a la sociedad y a las autoridades, el conteo de muertes comenzó a subir, pero siguió en el sexenio de Enrique Peña y se ha mantenido al alza en los primeros once meses del gobierno del presidente López Obrador.

¿Por qué esa inercia?

Pues porque el crimen organizado no reconoce cambios sexenales. Para la delincuencia todo es gobierno no importa si es del PAN, del PRI o de Morena, ellos, que están por encima de la ley, por encima de los sexenios, de los presidentes y de sus estrategias, son criminales a los que nada ni nadie ha contenido, que cada día se extienden más, son más y más violentos.

Reitero, no les importa el presidente en turno, lo suyo es la delincuencia, realmente organizada. Ellos son más, mantienen sus estrategias, los gobiernos las cambian, las ajustan, respetan la ley, los derechos humanos lo que, paradójicamente, los pone en desventaja ante el crimen.

Un punto, que nada aporta, solo es para la memoria, es que aún como presidente electo, López Obrador repetía su ofrecimiento de candidato: cuando llegue a la Presidencia (el 1 de diciembre 2018) se acabará la violencia y la corrupción, y le puedo conceder la segunda, por el combate a la corrupción, pero no en el primero porque fue, como se documenta ahora con casi cien muertos diarios, la media más alta de que haya registro.

Pero ahí están en pie más que nunca: la exigencia de seguridad de los mexicanos y su compromiso de acabar con la violencia que, heredada o no, se da ya en su gobierno.

RETALES

  1. YO NO.- Ayer el presidente López Obrador afirmó: los periodistas no son mis enemigos, son mis adversarios, y yo le digo desde aquí que no; que yo no soy ni su enemigo ni su adversario y que espero que él tampoco se considere el mío, porque es el presidente de la República y yo un reportero con más de medio siglo en esto;
  2. COMPETENCIA.- Ayer la Fiscalía General de la República dio los argumentos por los cuales puede atraer casos, en este caso, la atroz masacre de la familia LeBaron cuando la de Sonora dijo que era de competencia federal, y que ahí acabará. Pero el gobierno de Sonora no se puede sacudir el caso; y
  3. CNDH.- El Senado, que violó el martes el plazo para elegir al ombusperson federal, deberá votar hoy por la terna que la oposición rechazó el martes y volverá a batearla. Así, Ricardo Monreal regresará la propuesta presidencial y quedará a la espera de una segunda, que si también es rechazada ya designará el presidente en forma directa, de la lista de los rechazados.

Nos vemos mañana, pero en privado.

amloandrés manuel lópez obradorcrimencrimen organizadoEn Privadoinseguridadjoaquín lópez dórigaviolencia
Menú de accesibilidad