CNDH denuncia omisión e impunidad en muerte de mujer indígena violada
Ilustración de Ernestina Ascencio. Foto de @CIDH.OEA

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) presentó un informe en el que denuncia omisiones e impunidad en el caso de la indígena Ernestina Ascencio Rosario, quien en 2007 fue brutalmente atacada sexualmente por miembros del Ejército mexicano, lo que la llevó a su muerte.

En un pronunciamiento público, la CNDH presentó el documento en el que se analizan las acciones y omisiones realizadas por las dependencias y organismos que intervinieron en la investigación el caso de la mujer indígena náhuatl de 73 años que murió a causa de las agresiones cometidas en su contra.

El 26 de febrero de 2007, Ernestina Ascencio, originaria del municipio de Zongolica, Veracruz, murió a causa de una serie de agresiones cometidas en su contra y por la falta de atención médica adecuada y oportuna.

Las versiones de sus familiares apuntaban a una violación por parte de militares. Sin embargo, el entonces presidente, Felipe Calderón (2006-2012), dijo que Ascencio había fallecido por una gastritis aguda, según recordó el pasado diciembre el actual Gobierno Federal.

En el informe, el organismo hizo un análisis “crítico-constructivo” del expediente de Ascencio Rosario quien, dijo, fue “víctima de violencia y tortura sexual, que vivió en carne propia las vejaciones cuando se dispuso de su cuerpo, porque lo consideraron disponible”.

Señaló que en el cuerpo de la señora “están impresas las marcas de una sociedad que silencia a las víctimas, de un Estado que ha sido incapaz de hacer justicia, y de un manto de señalamiento, vergüenza y culpa que impide que hasta el día de hoy se reconozca la verdad sobre lo sucedido”.

Y aseguró que lo que ocurrió con Ascencio deja claro cuál fue la prioridad del Gobierno Federal en turno, “que se caracterizó por la militarización de las principales regiones indígenas del país”.

El informe, continuó la CNDH, confirma que tanto Ascencio como sus familiares “fueron invisibles” para las leyes mexicanas y para quienes encabezaban entonces la CNDH, pues se les negó el derecho a la verdad, la justicia y a la reparación integral.

Aseguró que el documento es un instrumento que permite trazar un camino para la reparación integral de las personas en situación de víctimas, pero también para “limpiar y dignificar” la memoria de Ernestina.

Además, puntualizó, es un exhorto a la Fiscalía del estado, a la Secretaría de Salud y a Secretaría de la Defensa Nacional a ofrecer una disculpa pública y realizar una reparación integral de los daños.

Finalmente, la CNDH enfatizó que “no permitirá el olvido” y seguirá impulsando la justicia y el diseño de políticas públicas que atiendan las violencias que viven las mujeres “especialmente la violencia institucional”.

En diciembre pasado, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, dijo que el caso de Ernestina Ascencio Rosario, sería reabierto por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz y que sería informado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para su seguimiento.

Y agregó que la versión de que la mujer había muerto por una gastritis “es inaceptable para el Gobierno de México”.

Con información de EFE