CNDH pide a Enrique Alfaro que repare daño por muerte de Giovanni López
Manifestación para exigir "Justicia para Giovanni López" en Jalisco. Foto de EFE

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) solicitó al gobernador del estado de Jalisco, Enrique Alfaro, la reparación integral del daño causado a los familiares del joven Giovanni López, detenido por no utilizar cubrebocas en mayo de 2020, detención que derivó en su muerte.

En un comunicado, la CNDH informó que dirigió una recomendación al mandatario estatal y al presidente municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos de la citada entidad, José Heriberto García, con motivo de las violaciones a los derechos humanos que se presentaron el 4 de mayo de 2020 contra el joven Giovanni López, de 31 años.

Esto, a partir de la detención arbitraria de López contra quien se hizo uso excesivo de la fuerza en su arresto, provocándole lesiones que derivaron en su posterior fallecimiento por la falta de atención médica apropiada.

La CNDH solicitó al gobernador de Jalisco que, de manera coordinada con el presidente municipal y la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas “se proceda a la reparación integral del daño causado a los familiares de la víctima en términos de la Ley general en la materia y se les inscriba en el Registro Estatal de Víctimas“.

También pidió al mandatario estatal “que se realice un estudio técnico-jurídico a efecto de que se agilicen las investigaciones, se efectúen las diligencias necesarias para una debida integración y el perfeccionamiento de las carpetas de investigación”.

Además de que se dé cumplimiento a los mandamientos judiciales de aprehensión que se encuentran pendientes por ejecutar.

En tanto, al presidente municipal de Ixtlahuacán le pidió otorgar la atención médica, psicológica y tanatológica que requieran los familiares de la víctima.

El organismo estableció plazos específicos para el cumplimiento de las medidas de reparación y solicitó a las autoridades el envío de las evidencias que acrediten su cumplimiento.

En medio de las estrategias de aislamiento social debido a la pandemia del COVID-19, Giovanni López fue asesinado a golpes mientras estaba bajo custodia de policías del municipio de Ixtlahuacán, quienes lo encarcelaron por no usar cubrebocas en la calle, una de las medidas obligatorias de prevención ante la pandemia impuestas por el gobernador de Jalisco en aquel tiempo.

La muerte de López se conoció un mes después de sucedida cuando se difundió en redes sociales el video del violento arresto del joven por parte de policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, a 40 kilómetros de Guadalajara.

En el video, del 4 de mayo, un familiar de Giovanni grita a la patrulla que se lo están llevando “porque no trae cubrebocas“, mientras el joven grita “¡ayúdame!” entre insultos de los policías.

Según la familia, al día siguiente les avisaron de que Giovanni había sido trasladado al hospital, donde murió con marcas de golpes en el cuerpo y un disparo en la pierna.

La Fiscalía de Jalisco negó que la detención fuera motivada por el uso del cubrebocas sino porque Giovanni “se puso violento” y tuvieron que llevarlo a comisaría.

Con información de EFE