Protesta contra albergue para migrantes en Chiapas cumple mes y medio
Campamento de vecinos de Tapachula en protesta por albergue para migrantes. Foto de EFE

Un grupo de vecinos cumple un mes y medio instalado a las afueras de un albergue para familias migrantes en movilidad en el estado mexicano de Chiapas, pues se oponen a su puesta en funcionamiento.

Los manifestantes, representantes de unas 20 colonias populares de Tapachula, en la frontera sur mexicana, han montado un campamento con carpas y lonas desde inicios de agosto e incluso han improvisado una pequeña cocina, donde elaboran sus alimentos a fin de mantenerse permanentemente afuera de lo que antes era un Centro de Desarrollo Comunitario (Cedeco).

Protesta de vecinos de Tapachula contra albergue para migrantes. Foto de EFE

Antes, el Cedeco se dedicaba a atender problemas sociales y económicos de las poblaciones más vulnerables de esta localidad, pero fue transformado a un refugio de familias migrantes, a lo que se oponen los vecinos.

A las afueras del “Albergue temporal para familias en movilidad ‘La Perla del Soconusco” se observan lonas que utilizan como techo y protección, lonas con mensajes como “presidente AMLO (Andrés Manuel López Obrador) No al albergue de migrantes. Los colonos del nor-oriente de la ciudad exigimos devolución del Cedeco Progreso”.

En la avenida cuelga otro mensaje: “Denunciamos la afectación de más de 20 colonias por el cierre del Centro de Desarrollo Comunitario. ¡Sí al Cedeco! ¡No al albergue!”.

Dicho espacio pretende albergar a más de 50 familias migrantes y los inconformes, liderados por Sixta González Nájera, subrayan que su principal petición es que les devuelvan su inmueble, ya que afirman que fueron los propios vecinos quienes hicieron las gestiones para que este espacio público se edificara.

Los vecinos, entrevistados por Efe, también indicaron que no están en contra de los migrantes, sino que están violentando sus derechos humanos al retirarles el Cedeco, donde antes recibían cursos de autoempleo, entre otras actividades de desarrollo personal.

Agustina Méndez Hernández, una de las vecinas que se mantienen en protesta pacífica, sostuvo que no quieren el albergue porque atraerá mayor inseguridad, problemas sociales e inestabilidad con los migrantes.

La manifestante detalló que en otros albergues que están en la sureña ciudad se han presentado problemas con los mexicanos y eso mismo va a pasar, en caso de que se abra este albergue en movilidad para familias migrantes.

La representante vecinal, Sixta González Nájera, remarcó que su principal petición es que les devuelvan su inmueble. Además, anunció que han interpuesto un amparo provisional para evitar que el Cedeco se convierta en albergue, con el cual detienen su puesta en marcha.

La entrevistada indicó que han sostenido reuniones con autoridades donde supuestamente los acusan de despojo, cuando, dijo, “nosotros solo estamos afuera en la calle, sin invadir y nos hemos declarado en una resistencia civil pacífica”.

Con información de EFE