“La paz no ha llegado a Cerocahui”, denuncia padre ‘Pato’ Ávila a cinco meses de asesinato de sacerdotes jesuitas
Iglesia de Cerocahui donde asesinaron a dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas. Foto de EFE

A cinco meses del asesinato de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, así como del guía de turistas Pedro Palma, en el municipio de UriqueChihuahua, “no pasa nada y pasa mucho”, señaló el también sacerdote padre Javier Ávila Aguirre, presidente de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos y quien vive en la sierra tarahumara.

Hay situaciones que agravan el tema. Sigue la impunidad, la incapacidad, la inseguridad, el dolor, la tristeza y el miedo. La paz no ha llegado”, alertó el ‘Padre Pato’ en entrevista con Joaquín López-Dóriga para Grupo Fórmula.

El padre calificó como “ridículas” y “risibles” las declaraciones de las autoridades de seguridad, principalmente las locales, sobre la situación en la sierra de Chihuahua, pues, señaló, “hay un sistema fallido y equivocado de procuración de justicia”.

“La corrupción sigue ganando en este Gobierno”

“Un delincuente plenamente comprobado sigue libre. La corrupción sigue ganando en este Gobierno”, denunció el padre Javier Ávila, tras acusar que hay “venganza política” de las autoridades tras la detención de Francisco González Arredondo, exfiscal especializado durante el gobierno de Javier Corral, a quien la madrugada de este jueves, una jueza de Control vinculó a proceso y dio prisión preventiva por un año por el delito de tortura.

Señaló que el exfiscal de Chihuahua está detenido “por venganzas políticas” de la nueva Administración, por “pisar callos”.

“No dejamos de compartir mensajes de esperanza”: padre ‘Pato’ Ávila

“La impunidad está presente. Hay indolencia”, agregó el sacerdote en su denuncia.

Refirió que, hoy en día, la situación en Cerocahui y en toda la región del norte del país es de mucha desesperanza, pero su labor, como la que hacen todos los religiosos, es brindar esperanza y no dejarse vencer por la frustración.

Se oyen más profecías de desventuras pero nosotros no dejamos de compartir mensajes de esperanza. En lugar de que nos derrumbe no debemos dejar de seguir y que no nos venza la frustración”, concluyó.

Con información de López-Dóriga Digital