Call centers de ‘montadeudas’ eran coordinados desde China
Operativo en call centers de la CDMX. Foto de @JerrxG13

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México dio a conocer que las oficinas disfrazadas de call centers desde las que se incurría en extorsión y cobranza ilegítima eran coordinadas desde China.

Este miércoles la SSC, en coordinación con la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina, detuvo a 27 personas, derivado de cateos en 12 domicilios de las alcaldías Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán e Iztapalapa.

El secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, explicó que la Policía Cibernética detectó en 2021 diversas empresas que ofertaban créditos en línea a través de aplicaciones móviles.

Dichos créditos o préstamos se otorgaban sin garantía, además de que las empresas cambiaban de nombre e identidad gráfica de forma constante por no estar legalmente constituidas.

Los usuarios debían descargar una aplicación móvil y permitir el acceso de esta a la agenda de contactos, contraseñas, ubicación, contenidos y galerías de imágenes.

Todos los datos anteriores eran utilizados por las empresas para extorsionar no solo a los solicitantes del préstamo sino también a sus contactos exigiéndoles pagos e intereses que incrementaban sin previo aviso hasta volverse impagables.

Además de realizar amenazas vía WhatsApp en algunos casos se difundían las fotografías de las víctimas en redes sociales acompañadas de agresiones y señalamientos de haber incurrido en delitos.

García Harfuch detalló que a la fecha se han atendido alrededor de 15 mil reportes por el uso de este tipo de aplicaciones financieras.

Derivado de las investigaciones se ubicaron 12 domicilios en la Ciudad de México de las empresas que funcionaban como call center.

Sin embargo, se sabe que operan en otros estados como Estado de México, Sinaloa, Puebla, Jalisco, Baja California, Nuevo León, Hidalgo y Querétaro. De igual forma en Colombia.

Entre los detenidos figuran cinco personas de origen asiático y residencia en el país.

Durante los cateos se desactivaron más de 90 aplicaciones móviles y se aseguraron más de 700 equipos telefónicos, 15 mil chips de diversas compañías telefónicas, más de 400 equipos de cómputo y 8 juegos de placas con engomado aparentemente apócrifo.

Asimismo dinero en efectivo, tanto nacional como extranjero; documentaciones con leyendas de instituciones bancarias, credenciales y un libro de registro.

Se estableció que para la operación de las oficinas había tres áreas: reclutamiento, cobranza ordinaria y cobranza con un alto grado de agresión e intimidación, esta última conocida como ‘área SO’.

Con información de López-Dóriga Digital