CCE pide acciones concretas en cumbre de líderes de Norteamérica
Banderas de México, Estados Unidos y Canadá. Foto de @CanadaTrade

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) urgió a que la cumbre de líderes de América del Norte derive en “acciones concretas” para convertir a México, Estados Unidos y Canadá en la región más dinámica y competitiva del mundo.

El CCE recordó que gracias al T-MEC las tres naciones pueden presumir de una plataforma unificada de cadena de suministro para el comercio y competencia global.

Sin embargo, resaltó, “aún queda mucho trabajo por hacer para asegurar que nuestra economía continental sea lo más resiliente e incluyente posible”.

El Consejo Coordinador Empresarial propone a los presidentes Andrés Manuel López Obrador de México y Joe Biden de Estados Unidos, así como al primer ministro Justin Trudeau de Canadá que prioricen la coordinación y acciones en tres áreas específicas.

La primera es que los tres gobiernos asuman la responsabilidad de la plena implementación del T-MEC para aprovechar sus beneficios y avanzar en una prosperidad compartida y la generación de empleos.

Esto puede lograrse mediante mayor diálogo entre los gobiernos y, cuando sea necesario, acciones conjuntas de cumplimiento. Como sector privado seguiremos comprometidos con apoyar estos esfuerzos, y con identificar las posibles barreras de implementación”, señaló en un comunicado.

La segunda es que los tres países garanticen ambientes de inversión abiertos y transparentes a fin de no dañar la economía, seguridad y potencial de crecimiento de Norteamérica en su conjunto.

El CCE llamó a dar certidumbre para los negocios y establecer buenas prácticas globales de gobernanza en áreas como la regulación, los permisos, la recaudación y las compras gubernamentales.

En este sentido advirtió que Estados Unidos y Canadá están muy preocupados por los esfuerzos de México por reducir la competencia privada en el sector eléctrico.

La Reforma Eléctrica, criticó, mina la certidumbre de inversiones y augura mayores costos y menores oportunidades para los trabajadores de los tres países.

Además, agregó, los sectores privados de Canadá y México comparten preocupación por las interpretaciones divergentes de las reglas de origen del T-MEC por parte de EE.UU. y cómo representan riesgos para las cadenas integradas de suministro.

Por último, el CCE insiste en capitalizar las lecciones aprendidas de la pandemia por COVID-19 para mejorar la coordinación en la respuesta a emergencias y alinear la definición de industrias y servicios esenciales en los tres países.

La alineación en estas políticas, combinada con comunicación constante y transparente con el sector privado, son indispensables para el funcionamiento efectivo de las cadenas de valor transfronterizas y para asegurar la provisión ininterrumpida de las industrias y servicios esenciales.”

Con información de López-Dóriga Digital