Caravana es puente de esperanza para madres de migrantes desaparecidos

Caravana es puente de esperanza para madres de migrantes desaparecidos - Foto de Notimex
Foto de Notimex

Integrantes de la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos señalaron que el movimiento representa un puente de esperanza para encontrar a familiares

Integrantes de la décimo quinta Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos señalaron que el movimiento representa un puente de esperanza para encontrar a sus familiares, sin embargo, exigieron al Estado mexicano que asuma su responsabilidad en la búsqueda de sus hijos.

En entrevista, aseguraron que pasaron de las peticiones a la exigencia de justicia hacia las autoridades mexicanas para que les ayuden a saber qué pasó con sus familiares quienes desaparecieron en durante su trayecto por el país.

“Venimos con una exigencia muy clara, la responsabilidad del Estado mexicano, que la asuma de una vez, que no nos den el recibimiento y cuando pasó la caravana no hacen más”, expresó Ana Celaya, madre salvadoreña y representante del Comité de Familiares de Migrantes Fallecidos y Desaparecidos (Cofamide).

Ana Celaya agregó que tienen muy claro que necesitan una búsqueda de campo, pero todo está enfocado en una búsqueda de escritorio.

Esta tarde un comité de la caravana, integrada por 38 familiares de migrantes desaparecidos originarios de El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua se reunió con autoridades mexicanas.

Estaban los representantes de la Fiscalía General de la República, la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, Karla Quintana Osuna y el jefe de la Unidad de Identificación de Delitos para Personas Migrantes, Juan Carlos Chávez, quienes aceptaron la obligación del gobierno para atender el problema.

Ana Celaya apuntó que pidieron el compromiso de parte del Estado mexicano para que busquen a sus familiares y den seguimiento a las denuncias interpuestas en los mecanismos de apoyo exterior.

“Ellos dicen que sí están trabajando, buscando o dándole forma a proyectos que van enfocados a la búsqueda, pero para nosotros las madres que durante 15 años hemos participado en las caravanas y buscando a nuestros hijos no es lo que nosotros queremos escuchar”, mencionó.

La caravana de madres ingresó a México el pasado 15 de noviembre y ha recorrido diferentes comunidades en los estados de Chiapas, Tabasco, Veracruz, además de la Ciudad de México en donde participan en actividades con otras organizaciones civiles

En los 15 años que lleva de realizarse la caravana se han registrado 310 reencuentros entre familias que inyecta esperanza a las personas que dejaron de saber sobre sus seres queridos luego de que perseguían una mejora en su calidad de vida.

“Para nosotros la caravana es una esperanza de búsqueda, un puente de esperanza y sobretodo es dar a conocer la resistencia activa de nosotros las madres que hemos venido atravesando por una parte del territorio que cruzan nuestros hijos, hemos venido con ese grito de exigencia, de justicia”, aseveró Ana Celaya.

Relató que en México cuentan con el apoyo de organizaciones de la sociedad civil que luchan por objetivos similares, no obstante una búsqueda efectiva es complicada debido a los cientos de kilómetros distantes en que se encuentran.

“Es muy duro porque hay fronteras, hay una distancia y para nosotros las madres primero nos embarga la incertidumbre de que si están vivos o muertos conociendo ya de primera mano todos los peligros que enfrentan nuestros hijos cuando toman la decisión de migrar en una forma indocumentada”, contó.

Enfatizó en que las autoridades de los países de tránsito de migrantes deben atender la problemática de desapariciones, pues está relacionada con otro tipo de delitos como extorsión, secuestro y trata de personas siendo las mujeres y niños los más vulnerables.

“Que sean atendidas nuestras exigencias, esas exigencias que van enfocadas a la búsqueda, queremos que ya los gobiernos tomen en cuenta el tema de desaparecidos migrantes que está causando mucho dolor, nosotros lo vemos como un flagelo, como una cacería de migrantes”, expresó la representante de Cofamide.

Ana Celaya participa en la caravana en busca de su hijo Rafael Alberto Rolín quien desapareció el 2 mayo de 2002 luego de ser extorsionado por un traficante de personas en territorio nacional.

Asimismo, Johana García Hernández, madre hondureña acompaña la caravana tras la desaparición de su hijo de 17 años, Jefry Adonis el 8 de agosto de 2018 de 17 años en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

“He venido en esta caravana con esperanza con ilusión de tener respuestas de mi hijo, aunque hoy que en la fiscalía no he recibido ninguna respuesta. Si lo viera le diría que lo amo mucho y por eso ando aquí buscándolo, que no tenga miedo y siempre seguiré en la lucha. Lo quiero volver a ver”, compartió.

Por su parte, Josefina Ramos Cortés, madre originaria de Comayagua, Honduras participa por primera vez en la caravana pues el 28 de enero de 2017 su hijo Darwin David Aguilar Ramos, de entonces 21 años, desapareció en Nuevo Laredo.

Las tres madres pidieron a las autoridades centroamericanas que generen más oportunidades para los jóvenes así como disminuir la violencia e inseguridad en sus países.

“Para los países de tránsito exigimos la búsqueda, que trabajen por los migrantes desaparecidos y muertos, que se disminuya la criminalización a migrantes, que mejor hicieran una campaña donde sean respetados los derechos humanos de los migrantes y no que sigan siendo atacados, ni discriminados”, señaló Ana Celaya.

La Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos estará tres días en la Ciudad de México, después se dirigirá a Puebla y culminará su ruta el 3 de diciembre en Tabasco.

Con información de Notimex

búsquedacaravanadesapariciónEsperanzamigrantes

Menú de accesibilidad