Un secretario no debe mentir

Tras declararse la prisión preventiva a Rosario Robles por el delito no grave de ejercicio indebido del servicio público y ordenara su ingreso al penal de Santa Martha Acatitla, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, desayunaba en su oficina con dos de sus antecesores, José Antonio Meade y José Antonio González Anaya