La defensiva de los Vaqueros de Dallas detuvo el ímpetu de los Santos

El análisis de Miguel Pasquel