Delincuente avisado no mata soldado

En el correr de este gobierno, quedó la percepción de que la orden que habían recibido los elementos del Ejército Mexicano era no responder ni repeler ninguna agresión