Bonos, rechazo, NAIM, superdelegados, Corte, Claudia


La velocidad de la T-4 me abruma, pero desde el punto de vista periodístico, gozosamente. Como a esas personas que les gusta el dolor del gym, así se dice ahora