#Videos El poderoso huracán Ian, categoría 4, golpea la costa oeste de Florida
Foto de EFE.

El poderoso huracán Ian alcanzó tierra este miércoles en la costa oeste de Florida con vientos máximos sostenidos de 240 km/h, y se esperan todavía inundaciones y marejadas “catastróficas” en partes de esta franja costera de cara al Golfo de México.

Hasta ahora no se informó de víctimas en la zona del impacto, pero en los Cayos de Florida, al sur del estado, se busca a una veintena de “balseros” cubanos que iban a bordo de una embarcación que naufragó en medio del fuerte oleaje provocado por el huracán.

Te puede interesar: Dos muertos en Cuba por el paso del huracán Ian.

Cuatro de los balseros llegaron a nado a tierra y otros tres fueron rescatados por los guardacostas, que continúan la búsqueda de los desaparecidos.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EEUU, el ojo del huracán tocó tierra sobre las 3.05 de la tarde de hoy (19.05 GMT) cerca de Cayo Costa, una isla de barrera frente a la sureña localidad de Fort Myers, a más de 100 kilómetros al sur de Tampa, donde aún están bajo alerta de inundaciones en localidades costeras por la marejada ciclónica.

Según el NHC, en partes de la costa oeste de Florida, que no recibe el impacto directo de un ciclón desde hace 100 años, el aumento del mar por encima de su nivel normal puede registrar picos de hasta 5,5 metros a causa de Ian, que tras Florida impactará los estados de Georgia y Carolina del Sur.

Horas antes de que tocase tierra, los efectos de este “extremadamente peligroso” ciclón, como lo ha calificado el NHC, ya se dejaban sentir en la península de Florida, donde más de un millón de clientes se hallan esta tarde sin energía eléctrica, de acuerdo con la web especializada poweroutage.us.

La fuerza de los vientos de Ian hizo que la bahía de Tampa, donde se pensaba que iba a tocar tierra el huracán hasta hoy mismo, se quedase sin agua, como una marea a la inversa.

Las autoridades advirtieron a la gente que se abstuviera de pasear por el lecho de la bahía. “El agua va a volver”, señaló en un mensaje en Twitter el Servicio Meteorológico en Tampa.

El aeropuerto de la turística Orlando, donde se asientan los parques temáticos, que hoy y mañana permanecerán cerrados, ha registrado este miércoles 300 cancelaciones de vuelos, el mayor número del total de dos mil vuelos que esta jornada no han partido en EE.UU., la mayoría de ellos desde aeropuertos de Florida, según FlightAware.com.

La principal compañía eléctrica del estado, FPL, anunció en horas de la mañana que dispone con hasta 40.000 operarios, algunos de ellos provenientes de otros estados, a fin de proceder con el restablecimiento de energía una vez pase el huracán.

UN EVENTO QUE CAMBIARÁ LA VIDA

“Ian va a ser un evento que cambiará la vida. Esta es una tormenta catastrófica muy poderosa que va a causar un daño significativo”, alertó el máximo ejecutivo de la firma, Eric Silagy, durante una conferencia de prensa previa a la llegada del huracán.

Según reveló a la cadena CNN el jefe de bomberos de Cape Coral, Ryan Lamb, la dependencia ha recibido hoy “informes de daños estructurales significativos” en toda la ciudad, cercana a Cayo Costa y donde desde hace horas se registran lluvias torrenciales.

El paso de Ian producirá en el centro y noreste de Florida hasta 45 centímetros de acumulaciones de agua por las lluvias, además e tornados en lo que queda de jornada, según los pronósticos del NHC.

En Naples, al sur de Fort Myers y donde medios locales muestran imágenes de calles completamente inundadas, la Policía local se ha visto obligada a imponer un toque de queda y a pedir a los residentes “refugiarse y ponerse en los puntos más altos de sus viviendas”.

Según la estación local WINK, antes de que Ian toque tierra la marea subió en Naples casi dos metros por encima de la marea alta normal, cifra que supera al anterior récord de 1,3 metros registrado en 2017 a causa del huracán Irma.

En el condado de Hillsborough, que alberga la ciudad de Tampa y también está bajo aviso de huracán, más de 7.500 personas han tenido que irse a refugios locales, según la policía local.

De los 67 condados de Florida, todos ellos declarados en emergencia desde el lunes, 18 emitieron órdenes de evacuación obligatorias ante la llegada de Ian, según el Departamento federal de Manejo de Emergencias (FEMA).

En la costa este de Florida, el huracán está descargando lluvias abundantes y se registraron tornados en zonas aledañas a Miami que causaron dos heridos.

“Este va a ser uno de esos históricos huracanes”, el “impacto va a ser enorme”, alertó el gobernador en rueda de prensa previa a la llegada del centro del huracán a Florida, y en la que avisó que ya era tarde para evacuar y dio a conocer que estaban listos unos 5.000 miembros de la Guardia Nacional de Florida.