Trump urge a los aliados de la OTAN a duplicar su gasto militar


Foto de AFP
Foto de AFP

Además, Trump sorprendió en la mañana con su dura diatriba contra Alemania, por comprar gas a Rusia, el enemigo número uno de la OTAN

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aumentó este miércoles la presión sobre sus aliados de la OTAN, a quienes urgió durante una cumbre tensa en Bruselas a duplicar su compromiso en gasto militar nacional y alcanzar el 4 por ciento del PIB.

Ese objetivo aparece por el momento lejos, máxime cuando solo ocho de los 29 países de la OTAN cumplen con el objetivo marcado en 2014 en Gales, de aproximarse a un 2 por ciento del PIB de gasto militar nacional en una década, y ninguno llega al 4 por ciento.

“Durante su intervención en la cumbre de la OTAN, sugirió a los países que no solo cumplan con su compromiso de destinar el 2 por cientode su PIB al gasto en defensa, sino que lo aumenten al 4 por ciento”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Foto de AFP

El dirigente de Estados Unidos, cuyo presupuesto militar alcanza el 3,5 por ciento del PIB y cuyas contribuciones directas al presupuesto de la OTAN representan el 22 por ciento del total, “quiere que [los] aliados compartan más la carga y como mínimo cumplan con sus obligaciones”, agregó.

Sin sorpresa, el inquilino de la Casa Blanca marcó desde la mañana el tono de la cumbre, al asegurar durante un desayuno de trabajo con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que su país pagaba “demasiado” a la Alianza.

Además de Estados Unidos, solo cuatro países europeos -Grecia, Estonia, Reino Unido y Letonia- cumplen con el objetivo de Gales. Polonia, Lituania y Rumanía también podrían hacerlo en 2018, según cifras de la OTAN.

Los países de la OTAN intentaron quitar hierro a la intervención del líder de la primera potencia militar mundial. “Es una posición típica de Donald Trump”, “forma parte de su lenguaje clásico sobre el asunto”, dijo la presidencia francesa.

Alemania, “prisionera de Rusia”

Foto de AFP

Las señales enviadas por Washington los días previos a la cumbre anunciaban un actitud dura de Donald Trump, si bien sorprendió en la mañana con su dura diatriba contra Alemania, por comprar gas a Rusia, el enemigo número uno de la OTAN.

“Alemania está prisionera de Rusia porque recibe mucha de su energía”, “pagan miles de millones de dólares a Rusia y nosotros tenemos que defenderlos de Rusia”, aseguró el mandatario estadounidense, que vinculó la seguridad a la cuestión energética.

El trasfondo de sus declaraciones destila su oposición al proyecto de gasoducto Nord Stream 2, que duplicará a partir de 2020 la distribución de gas entre Rusia y Alemania a través del Báltico, y su voluntad de imponer el gas de su país en Europa.

Tras intentar alcanzar su objetivo en la disputa comercial con los europeos, que terminó en una guerra comercial abierta, Trump cambia ahora de estrategia y vincula la cuestión energética a la idea de seguridad en la Alianza Atlántica.

“¿De qué sirve la OTAN si Alemania le paga a Rusia miles de millones de dólares por el gas y la energía? (…) Estados Unidos está pagando por la protección de Europa, pero pierde miles de millones en el comercio”, tuiteó en la tarde.


La canciller alemana, Angela Merkel, que se reunión con Trump, había defendido el derecho de su país a tomar sus propias decisiones, aludiendo a que ella misma experimentó en el pasado cómo una parte de Alemania “estaba controlada por la URSS”.

Donald Trump refuerza así sus críticas a la primera economía europea, en su punto de mira por su excedente comercial y por no dedicar, a su juicio, lo suficiente a su gasto militar nacional (1,24% del PIB en 2018).

A pesar de no ser un miembro de la organización creada en 1949 para contrarrestar la influencia de la Unión Soviética tras la Segunda Guerra Mundial, la Rusia de Vladimir Putin, con quien se reunirá Trump el lunes en Helsinki, estuvo bien presente.

#Alemaniaangela merkeldonald trumpEstados Unidosotan