Trump apuesta por defensa y muro a costa de programas sociales


Trump apuesta por defensa y muro a costa de programas sociales - Foto de GOP
Foto de GOP

La diplomacia y los programas sociales son los principales perjudicados por el proyecto de Trump, que apuesta por el poderío militar

Si alguna persona dudaba todavía de que las máximas prioridades de Trump son afianzar el poderío militar de Estados Unidos y acabar con la migración ilegal, solo tiene que ver su proyecto de presupuesto. En total, planea gastar 686 mil millones de dólares para la modernización del Ejército y 23 mil millones más para labores de seguridad fronteriza.

Para satisfacer al electorado radical y la población tradicionalmente republicana, el incremento en el gasto ocurrirá a costa de desmantelar un gran número de programas sociales así como por disparar el déficit público hasta rozar el millón de dólares.

Foto de Getty

La preocupación dentro y fuera de EE.UU. por este proyecto no es menor, tras lograr en diciembre pasado una reforma hacendaria que incluye un recorte de impuestos por 1.5 billones de dólares, disminuyendo la capacidad de captación de recursos del gobierno federal. A esto se suma un reciente acuerdo bipartidista para aumentar el techo de la deuda por 200 mil millones de dólares.

Lejos de buscar el ansiado equilibrio fiscal, Trump apuesta por aumentar una deuda pública de 20 billones de dólares y plantea abiertamente aumentar el déficit público de 7.2 billones de dólares en el próximo decenio. Dicha cifra representa una pesada lápida al ciudadano estadounidense que no se cubre con los recortes programados al gasto social, que plantea un ahorro de 3 billones de dólares en el mismo periodo, a costa de la indefensión de la población menos favorecida

Otros de los peor parados en el proyecto son el Departamento de Estado, que sufrirá un recorte del 32 por ciento, hasta alcanzar solo 37 mil millones de dólares, cifra 20 veces menor a la del Pentágono. En el mismo camino se encuentran las operaciones de paz y diversos organismos internacionales, incluyendo la ONU.

Foto de Getty

Finalmente, el presupuesto plantea una inversión de 200 mil millones de dólares para reparar, modernizar y construir la infraestructura del país.

“Juntos podemos recuperar nuestra herencia como constructores. Construiremos flamantes carreteras, puentes, autopistas, vías férreas y vías fluviales por toda nuestra tierra. Y lo haremos con corazón estadounidense, con manos estadounidenses y con agallas estadounidenses”, consideró Trump, si bien se quedó lejos de su promesa de invertir un billón de dólares en el rubro.

Ahora, queda esperar a ver el resultado del debate en el Congreso, el cual se espera especialmente álgido. Cabe recordar que ambos partidos tienen todo que perder con una mala decisión, al renovarse completamente la Cámara de Representantes, una tercera parte del Senado y 39 gubernaturas en las elecciones del 6 de noviembre.

Con información de El País

 

presupuestotrump