Tensión entre los gobiernos de México y Bolivia por asedio de Embajada
Vista de la Embajada mexicana con presencia policial este jueves, en La Paz. Foto de EFE

La presencia de policías en las inmediaciones de la Embajada de México en La Paz, Bolivia, ha generado una tensión entre ambos países que se ha acrecentado en días recientes.

El miércoles, el vocero de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Roberto Velasco, compartió la Nota Diplomática enviada por la Embajada de México en Bolivia al Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, en torno a la denuncia de asedio que viven funcionarios en la Residencia y la Embajada mexicana en la ciudad de La Paz.

En la misiva se resalta que durante los meses de noviembre y diciembre ha habido un incremento en el número de elementos policiales y de inteligencia que rodean los locales de la Embajada y la Residencia Oficial, los cuales “más allá de proteger a tales recintos y al personal diplomático mexicano debidamente acreditado en el país, intimidan a dicho personal y perturban la tranquilidad y dignidad de esta Representación diplomática”.

La mañana de este jueves, el canciller Marcelo Ebrard anunció que México interpondrá una denuncia contra las autoridades de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por violaciones a las convenciones de Viena y el Pacto de Bogotá sobre asilo político y respecto a las representaciones diplomáticas.

Además, la SRE informó que se pedirán  ‘medidas provisionales’ para disuadir el hostigamiento por parte de fuerzas policíacas bolivianas.

El Gobierno boliviano interino manifestó este jueves que “con mucho gusto” irá a la Corte Internacional de Justicia y ahí se verá quiénes “han violado los tratados“, tras el anuncio del Ejecutivo mexicano de que llevará a esa instancia a Bolivia por hostigamiento a sus sedes diplomáticas.

“Hoy nos amenazan con llevarnos a la corte (…), allá nos veremos con mucho gusto y veremos quiénes han violado el tratado”, expresó el ministro interino de Gobierno (Interior) de Bolivia, Arturo Murillo, en una conferencia de prensa en La Paz.

Ante la creciente tensión, el subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, solicitó a la canciller boliviana Karen Longaric abrir un canal de diálogo directo para tratar la situación que se vive con el asedio a la Embajada mexicana en La Paz.

Hago un llamado a la canciller de Bolivia a que abramos un canal de comunicación directo, incluso personal, cuando ella lo estime pertinente, y que incuso nos encontremos en un país intermedio geográficamente con el propósito fundamental de encontrar una ruta mediante el diálogo y la diplomacia”, expresó.

Con información de López-Dóriga Digital