Taxista fue quien evitó una tragedia mayor en ataque a hospital de Liverpool
Foto de EFE

Un taxista fue el encargado de evitar que el atentado terrorista ocurrido frente al Hospital de Mujeres de Liverpool, al norte de Inglaterra, fuera de mayores consecuencias.

El jefe de Policía Antiterrorista del Noroeste, Russ Jackson, afirmó que David Perry, conductor de Delta Taxis, resultó con algunas heridas, pero dejo en claro que su vida no corre peligro. Incluso ya fue dado de alta del hospital.

Apuntó que el taxista recogió a un pasajero en Rutland Avenue, cerca de Sefton Park, pidiéndole que lo llevara al Hospital de Mujeres de Liverpool. Una vez frente al centro hospitalario, se produjo una explosión desde el interior del automóvil que provocó que quedara envuelto en llamas rápidamente.

Perry, quien ha sido catalogado en su país como un héroe, fue capaz de dejar encerrado en el coche al suicida.

Sorprendentemente, el taxista escapó. Ha sido tratado por las heridas que sufrió y ahora ha sido dado de alta del hospital”, contó Jackson.

El Reino Unido elevó este lunes a “grave” su nivel de alerta nacional por terrorismo debido a la explosión de un taxi ocurrida este domingo frente al Hospital de Mujeres de Liverpool, que dejó como saldo un muerto y un herido.

La explosión se produjo en el interior de un taxi que acababa de estacionar ante las puertas del hospital, según las pesquisas policiales, después de que el pasajero detonara un dispositivo improvisado de fabricación casera, provocando su muerte y lesiones al conductor del coche.

Los agentes interrogan por el momento a cuatro sospechosos, tres de ellos -varones de 21, 26 y 29 años- detenidos el domingo en el área de Kensington de la citada ciudad inglesa y un cuarto cuyo arresto se efectuó este lunes.

Los servicios de emergencia acudieron al lugar rápidamente y el cuerpo de Bomberos de Merseyside (noroeste inglés) sofocó el fuego, tras lo que en seguida fue claro que el pasajero que quedaba en el vehículo había muerto”, reveló Jackson, puntualizando que, si bien creen conocer ya la identidad del fallecido, aún no pueden confirmarla.

La policía baraja que el muerto fue también quien “fabricó” el dispositivo.

Con información de López-Dóriga Digital y EFE