Repaso a la fecha límite de Trump para DACA


Donald Trump. Foto de AP
Donald Trump. Foto de AP

Este es un vistazo a la importancia de la fecha y lo que enfrentan cientos de miles de dreamers


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, todavía está tratando de presionar al Congreso para que apruebe una propuesta migratoria para el 5 de marzo. Gracias a las cortes federales, el efecto de su fecha límite da menos miedo que al inicio, al menos por ahora.

El jueves, el Senado rechazó medidas parecidas que pedían protecciones para los dreamers, señal de la dificultad que tendrán los legisladores para aprobar una iniciativa de ley en este año electoral, más aun para el 5 de marzo, que proteja a los jóvenes inmigrantes de la deportación.

Este es un vistazo a la importancia de la fecha y lo que enfrentan cientos de miles de dreamers que se preguntan qué pasará después.

 

Foto de AP/Manuel Balce Ceneta

 

Los inicios

En septiembre, Trump dijo que iba a cancelar el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), creado por el expresidente Barack Obama. Dijo que el exmandatario se había excedido al usar sus poderes ejecutivos para establecer el plan.

Aun así, Trump también pidió a los legisladores que para el 5 de marzo le presenten una iniciativa para renovar el programa, que según los últimos conteos permite que 690 mil dreamers puedan vivir y trabajar legalmente de manera temporal en Estados Unidos. Se llama dreamers a los inmigrantes que fueron traídos al país de niños y que nunca tuvieron autorización legal para residir en el país o la perdieron.

La intervención de los tribunales

En las últimas semanas, jueces federales en San Francisco y Nueva York han dejado la fecha límite de Trump temporalmente en un punto muerto.

Ordenaron que el gobierno de Trump mantenga DACA vigente mientras las cortes sopesan las apelaciones de la cancelación del programa. El proceso judicial podría tomar meses.

El gobierno está apelando estos fallos. Sin embargo, no ha tratado de bloquear las órdenes que los obligan a seguir operando el programa.

 

Foto de AP

 

Lo que ha hecho el Gobierno

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración ha dicho que sigue aceptando solicitudes para renovar permisos de DACA que hayan expirado tras sus dos años de vigencia. Eso implica renovaciones para solicitantes con permisos que expiran después del 5 de marzo.

Pero altos funcionarios del gobierno han enviado mensajes confusos sobre lo que ocurrirá después del 5 de marzo.

Trump ha dicho que tiene el derecho de extender la fecha límite y podría estar dispuesto a hacerlo. Pero la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen ha descrito esa posibilidad como inconstitucional.

El jefe de despacho de la Casa Blanca John Kelly ha dicho que Trump no extenderá la fecha límite del 5 de marzo. También ha dicho que el gobierno no comenzará a deportar a dreamers que no tienen antecedentes penales hasta la fecha.

“Ellos no son una prioridad para la deportación”, dijo.

Y si bien ha propuesto legalizar el estatus migratorio de 1,8 millones de dreamers con la posibilidad de que eventualmente se puedan nacionalizar, Trump ha adjuntado requisitos que la mayoría de demócratas no aceptan. Algunos de estos requisitos son: 25.000 millones de inmediato para construir el muro que ha propuesto en la frontera méxico-estadounidense, reducir la cantidad de familiares que los dreamers podrían patrocinar para convertirse en ciudadanos y poner fin a una lotería de visas para personas de países con pocos inmigrantes estadounidenses.

El Senado rechazó el plan tajantemente el jueves.

Congreso de Estados Unidos. Foto de Archivo

 

Por ahora…

Hasta que la Corte Suprema falle definitivamente sobre el caso, el Congreso sufre la presión de tomar medidas rápidamente. Y los dreamers pueden seguir renovando sus permisos temporales.

Pero si bien los fallos de los tribunales menores permiten que los beneficiarios puedan renovar sus solicitudes de DACA, la aprobación de esas solicitudes toma tiempo. Durante ese período, los solicitantes no pueden trabajar y podrían ser detenidos y deportados.

Miles de beneficiarios de DACA ya han perdido sus beneficios y permisos de trabajo desde el 5 de septiembre, cuando Trump anunció su decisión. El Instituto de Políticas Migratorias calcula que un promedio de 915 inmigrantes perderían sus beneficios a diario a partir del 5 de marzo.

¿El Congreso al Rescate?

Eso es difícil de imaginar, ya que el Senado rechazó tajantemente el jueves la propuesta de Trump y otras medidas que protegían a los dreamers y tomaban otros pasos migratorios. Los dirigentes de la Cámara de Representantes todavía no han conseguido el apoyo necesario para aprobar su propia medida.

Una posibilidad es aprobar una medida que amplíe DACA por un año y asigne un año de fondos para el muro que Trump pide. Esto podría ser incluido en una iniciativa de ley sobre financiamiento de agencias del gobierno, que el Congreso planea abordar para fines de marzo.

Con información de The Associated Press

DACAdonald trump