Renuncian obispos de Chile tras escándalo de abusos sexuales


Renuncian obispos de Chile tras escándalo de abusos sexuales - Foto de Internet
Foto de Internet

Tras una reunión con el papa Francisco en Roma, 31 obispos en activo anunciaron la firma de un documento, en el cual ofrecen su renuncia

La conferencia episcopal chilena presentó este viernes su renuncia en bloque tras el escándalo de abusos sexuales. La dimisión es la mayor hasta el momento luego de un largo historial de abusos en la Iglesia católica.

Tras una reunión con el papa Francisco en Roma, 31 obispos en activo anunciaron la firma del documento, en el cual ofrecen su renuncia, poniendo así su destino en manos del pontífice, quien puede aceptarla una por una, rechazarlas o demorar su decisión.

“El texto del Papa indica con claridad una serie de hechos absolutamente reprobables que han ocurrido en la Iglesia chilena en relación a los inaceptables abusos, que han llevado a que ella haya disminuido el valor profético que la caracterizaba”, dijo el obispo Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile.

Esta es la primera vez que una conferencia episcopal completa presenta su dimisión tras un escándalo, lo que pone de manifiesto el daño que el caso ha provocado a la iglesia católica.

Foto de Reuters

Francisco había acusado a la jerarquía eclesiástica de Chile de destruir evidencias de delitos sexuales y de “grave negligencia” en la protección de los menores ante los sacerdotes pedófilos.

En un documento entregado a los obispos chilenos durante una cumbre esta semana, el papa apuntó que ellos eran colectivamente responsables de los “graves defectos” en el manejo de los casos de abusos y de la pérdida de credibilidad de la iglesia católica.

En el informe, Francisco señaló que “nadie puede eximirse a sí mismo y colocar el problema sobre los hombros de los demás”.

El pontífice convocó a toda la conferencia episcopal de Chile a Roma tras reconocer que había cometido “graves errores de juicio” en el caso del obispo chileno Juan Barros, a quien víctimas del sacerdote Fernando Karadima acusan de haber sido testigo de los abusos.

Foto de La Stampa

La conferencia episcopal pidió perdón a las víctimas, al papa Francisco y a todos los católicos. Asimismo se comprometió a reparar los daños causados.

“Gracias a las víctimas, por su perseverancia y su valentía, a pesar de las enormes dificultades personales, espirituales, sociales y familiares que han debido afrontar, tantas veces en medio de la incomprensión y los ataques de la propia comunidad eclesial. Una vez más imploramos su perdón y ayuda para seguir avanzando en el camino de curación y cicatrización de las heridas”, se disculpó el clero chileno.

“En este contexto de diálogo y discernimiento se fueron presentando varias sugerencias de medidas a adoptar para enfrentar esta gran crisis, así como también fue madurando la idea de que, para estar en mayor sintonía con la voluntad del santo padre, era conveniente declarar nuestra más absoluta disponibilidad para poner nuestros cargos pastorales en manos del Papa”, añadió el obispo Ramos.

Con información de AP y La Stampa

abusos sexualeschileescándaloobispos